Se esperaba una primera jornada tranquila este lunes en el juicio por jurado contra Karen Leilen Oviedo Esquivel, llamada “la envenenadora de Guaymallén”, en la que sólo se iban a realizar los alegatos de apertura.

Hacia el final de sus argumentos iniciales, el defensor Óscar Torres solicitó al juez técnico Diego Lusverti para que su representada tuviera la posibilidad de declarar.

El magistrado pidió un cuarto intermedio, por lo que pasado el mediodía la sesión se reanudó y tomó la palabra Oviedo.

Frente a los doce integrantes del tribunal popular, la mujer ofreció sus propias versiones de los dos hechos por las que está imputada: las muertes de su pareja, Rolando Ángel Aquino, y del hijo, Elías Aquino, ocurridas en a principio de este año y julio 2019, respectivamente.

Para la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, la mujer terminó con la vida de ambos de manera intencional, administrándoles un anticongelante para radiadores de vehículos que contiene el químico etilenglicol, que puede ser letal. Pero Oviedo negó esas acusaciones y sostuvo que es inocente.

Con respecto al caso del pequeño Elías, la “envenenadora” aseguró que el día en que falleció, el 12 de julio de 2019, el niño había ido a visitarlos a su casa de calle Manuel A. Sáez, en Villa Nueva.

Contó que la tarde del día anterior, Aquino llevó a su hijo a cortarse el pelo y regresaron cerca de la noche. Alrededor de las 20, un sobrino suyo preguntó por Elías, ya que siempre jugaba con él, pero el niño ya estaba durmiendo porque “estaba cansado”.

Oviedo explicó que en la medianoche, cuando ya estaban todos acostados, escuchó unos ronquidos “raros”, por lo que fue a verificar la habitación de sus dos hijas. Debido a que no provenían de ellas, fue a la pieza donde estaba Elías, intentó despertarlo y el chico no respondía.

Por ese motivo, afirmó, le avisó a su concubino y lo llevaron hasta el Hospital Notti, donde falleció a las pocas horas. Esa situación se contradice con las averiguaciones practicadas por los pesquisas, ya que sostienen que el niño ingresó al nosocomio pasadas las 6 de la madrugada de ese fatídico día.

Según ella, los médicos diagnosticaron que tenía un coágulo en una vena y una vez confirmado el deceso le entregaron un papel que decía que había muerto a causa de una “trombosis cerebral”.

Luego pasó a contar cómo sucedió la muerte de Aquino, a quien se refirió con su “ex pareja”, pese a que estaba viviendo juntos hasta el día en que dejó de existir.

Comenzó destacando que el hombre era “muy celoso” y que “no le gustaba que hablara con los proveedores” del negocio que tenían. Por ese motivo, añadió, le controlaba permanentemente el celular.

Por aquellos días de febrero de este año, Oviedo contó que recibió en su smartphone notificaciones de la app de Mercado Libre y que le llamaron la atención porque ella no había comprado nada en ese sitio.

Cuando revisó de qué se trataba, descubrió que era un anticongelante y eso la llevó a buscar qué tipo de producto era en Google: “Me quedé sorprendida”, refirió.

Más allá de eso, no aclaró el resto de las consultas que descubrieron los detectives al peritar su celular y que la complicaron en la causa, tales como “¿Cuál es el veneno más potente?” o “¿Cómo borrar el historial de búsqueda”.

Continuando con su relato, reveló que el 7 de febrero, día en que Aquino se descompensó, ella no estuvo en su casa durante gran parte del día porque fue a “hacerse las uñas y las pestañas y luego al gimnasio”.

Eso sí, detalló que la empleada doméstica fue ese día a limpiar la casa y que cuando regresó encontró a su pareja en cama y descompuesto, con vómitos. Luego de eso, al hombre lo trasladaron a la Clínica Santa María, donde falleció dos días después.

Para finalizar su declaración expresó: “Me duele en el alma que me culpen por la muerte de la criatura y de mi ex marido”.

Por su parte, el debate continuará el martes con las declaraciones de los médicos, que son la clave de la investigación.

Oviedo se encuentra imputada por homicidio agravado por vínculo en concurso ideal con homicidio agravado por haber sido cometido mediante un procedimiento insidioso en el caso de quien era su pareja, y por homicidio agravado por haber sido cometido mediante un procedimiento insidioso, por la muerte de Elías. Arriesga una pena a prisión perpetua.

La teoría oficial

La reconstrucción de la Fiscalía señala que Oviedo le suministró en febrero de este año a su pareja, un anticongelante con etilenglicol mediante un vaso de agua que simulaba ser un medicamento para curarle manchas en la piel.

Eso provocó que el 7 de ese mes el hombre sufriera una descompensación en su domicilio, por la que terminó internado en la citada clínica privada de Capital, donde terminaría falleciendo.

Las dudas sobre las causas del deceso llevaron a que la fiscal Ríos tomara intervención en el caso y mediante el secuestro del celular de la mujer se descubrió que había comprado días antes el anticongelante para radiadores a través de Mercado Libre.

Eso junto a las búsquedas en Google y el informe forense terminaron complicando a la mujer, por lo que fue detenida.

Cuando llevaba varios días detenidas, la madre de Elías Aquino, de 9 años, declaró en el expediente y explicó que nunca se supo cómo falleció su hijo.

Por eso, se solicitó un informe a Mercado Libre para conocer si la mujer había comprado etilenglicol en los días previos al fallecimiento del niño. La respuesta de la empresa confirmó la situación, por lo que Oviedo también fue imputada por ese crimen a mediados de marzo.