Evangelina Quiroz Alfaro, tenía 7 años cuando falleció atropellada en el barrio San Martín. El conductor escapaba a alta velocidad de la Policía. Luego, su familia construyó una pequeña gruta en el sitio donde murió y con el paso de los meses sus papás han visto con sorpresa cómo ese sitio para su memoria ha ido cambiando. 

El hecho ocurrió en febrero de 2021 y generó movilizaciones para pedir justicia. Pero no sólo eso. Sus papás se encargaron de edificar la gruta que, como está en la vía pública, en algún momento no resultó indemme y fue vandalizada. Pero hace poco, los familiares de Evangelina volvieron a sorprenderse porque algo había cambiado en el sitio ubicado junto al conector Papagallos, el zanjón que costea al barrio ubicado al oeste de Capital. 

Alguien se había tomado el trabajo de realizar un pequeño cantero para depositar flores. “Hoy con mi mamá llegamos y nos encontramos con la sorpresa de que un corazón enorme le hizo un cantero para colocar sus flores. Quiero que sepan las veces que venimos y encontramos cartitas, juguetes o lo que lo dejen lo ponemos dentro de la gruta“, indicó Lorena, la joven madre y sostuvo que el cantero era “una caricia para el alma“, según un posteo en Facebook el 11 de septiembre.

Los días pasaron y Lorena volvió a encontrarse con algo llamativo. “Hoy volví a la gruta de mi hija donde nos encontramos caramelitos“, aseguró. No fue lo único: también mostró que un hombre había pintado desinteresadamente la base de la gruta. “Señor, quiero que sepa que le agradezco de corazón su tan bello gesto”.

Ver también “Justicia por Eva”: convocan a una marcha por la niña que murió atropellada