Gimnasia defiende la punta ante Deportivo Riestra
access_time 12:18
|
10 de mayo de 2021
|
|
Megacausa

Bentogate: el comisario involucrado y los tres millones que ofrecen por el teléfono clave

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1620242142044Portada%20Aliaga%20y%20Bardinella.jpg
Diego Aliaga y Walter Bardinella Dosono. Sus llamadas y mensajes, determinantes en la causa.

Un efectivo de la Policía de Mendoza quiso acceder al celular que destapó las presuntas coimas en la Justicia Federal. El aparato, en la mira después de las capturas.

La investigación federal contra el juez Walter Bento como presunto jefe de una asociación ilícita avanza a pasos gigantescos en la fiscalía general de Dante Vega y el juzgado de Eduardo Puigdéngolas. La novedad de un primer imputado "arrepentido" golpeó fuerte y terminó confirmando lo que testigos y pruebas físicas sostenían desde las primeras fojas incorporadas: la presencia de una red delictiva para sacar presos de la cárcel. 

Y la calificación de asociación ilícita no es menor. La tienen en su espalda el magistrado, tres abogados y también el hombre clave de la causa: un delincuente

Es allí a dónde apuntan. A que un grupo de personas se juntaba para cometer delitos, en este caso, cobrar grandes sumas de dinero en dólares a cambio de alivianar la situación procesal de ciertos detenidos, principalmente contrabandistas y narcotraficantes.

Ver también: Bentogate: los audios, llamadas y mensajes que complican a los detenidos

En las últimas horas trascendió que hasta un comisario de la Policía de Mendoza terminó desplazado del área donde prestaba servicios en el Valle de Uco luego de que intentara acceder al teléfono clave de la instrucción: el del narco-malviviente Walter Bardinella Donoso. Y no sólo eso: quienes tienen contacto con la pesquisa sostienen que se rumorea en el ambiente que un abogado "ofreció" 3 millones de pesos por el aparato antes y después de que se produjeran los allanamientos de la semana pasada.

Según la reconstrucción a la que accedió este diario, el efectivo local, quien presentaba servicios en la Policía contra el Narcotráfico (PCN) de esa jurisdicción, viajó hasta a la Ciudad de Mendoza para intentar "recuperar o llevarse" el teléfono de Bardinella Donoso para que no accedieran a las pruebas, explicaron fuentes de la causa. Fue llamativo verlo el año pasado en el área donde se peritaba el celular (Medios Tecnológicos) y esto generó preocupación en los responsables de la PCN.

Los motivos eran claros, sentenciaron: durante el análisis del teléfono que permitió conocer después de su detención en marzo del año pasado los movimientos tipo triangulación entre imputados, abogados y el presunto nexo con el juez, Diego Aliaga, se comprobó que existían comunicaciones entre el policía de alto rango y Bardinella Donoso. "Creemos que le pasaba información al malviviente", amplió la fuente consultada por este diario.

Llegó desde el Valle de Uco. Ingresó al citado ámbito policial, saludó amistosamente a sus colegas y quiso acceder al celular o sustraerlo. La información no tardó en llegar a los oídos de los superiores de la PCN. Al poco tiempo informaron a situación irregular al juzgado que investiga el Bentogate y ordenaron el traslado del comisario.

Lo sacaron de inmediato del área que investiga las causas de narcocriminalidad y lo terminaron recluyendo en una comisaría de Tupungato. Actualmente, continúa prestando servicios allí y desde la Justicia confirmaron que se está analizando su situación porque podría terminar comprometido con la causa.

Ver también: Bentogate: viajes a Estados Unidos, autos de alta gama y casas por millones de dólares

En contexto

Walter Bardinella Donoso fue detenido en marzo del año pasado en Guaymallén. Tenía pedido de captura por un cargamento de más de 200 kilos de marihuana secuestrados mientras eran trasladados desde Malargüe a San Rafael en el 2015.

Cuando lo capturaron, le secuestraron el teléfono celular. No tenía claves y los policías de Medios Tecnológicos pudieron ingresar sin inconvenientes. Detectaron que mantenía conversaciones con abogados (Martín Ríos, Matías Aramayo y Luciano Ortego) y también con el ex despachante de Aduana Diego Aliaga.

Los efectivos de la PCN de Mendoza informaron todo a la Justicia. Y allí nació el llamado Bentogate. Mientras la pesquisa avanzaba, Diego Aliaga tenía una misión: recuperar el teléfono de Bardinella y las pruebas que complicaban a todos los citados. Y hasta un comisario (sostienen que vinculado a uno de los abogados) intentó acceder.

Sin embargo, Aliaga no lo consiguió: fue asesinado a fines de julio por conflictos personales que mantenía con su socio, Diego Barrera.

El celular de Aliaga desapareció y nunca fue recuperado. Los detectives lograron duplicar la SIM y detectaron las comunicaciones entre todos los protagonistas que terminaron imputados. Entre ellas, casi 300 llamadas por Telegram con el juez Walter Bento en un período de 7 meses.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.