El futbolista brasileño Dani Alves solicitó ampliar su declaración en el marco de la causa por una presunta agresión sexual a una mujer en España por la que se encuentra detenido. Además, la familia del defensor apuntó contra su abogada al afirmar que no actúa de la mejor manera a la hora de defenderlo.

Alves fue denunciado por una joven de 23 años que aseguró que el futbolista abusó de ella en el boliche Sutton en Barcelona, por lo que permanece en prisión provisional y sin fianza por considerar que tiene un gran riesgo de fuga debido a su capacidad económica y además porque no tiene un domicilio formal.

El jugador ya había declarado ante la jueza y tuvo marcadas contradicciones sobre lo sucedido aquella noche: primero dijo que no conocía a la chica, después comentó que sí la había visto pero que no pasó nada entre ellos y, por último, sostuvo que fue ella la que se le insinuó.

Ney Alves, hermano del jugador de la selección de Brasil, brindó una entrevista a un programa español y expresó: “Nos encontramos impotentes ante esta situación. Creo que la abogada (Miraida Puente Wislon) no lo está haciendo bien”.

“No aguanto más. Pasan los límites. Está prohibido visitarlo. No sé qué más hacer. Daremos la vida si es necesario para que salga de este infierno”, agregó Junior, otro de los hermanos del lateral derecho.

La ex mujer de Alves, Dinora Santana, también salió en su defensa y dijo: “Dani jamás, jamás, jamás haría esto. Jamás. Te lo digo yo que lo conozco desde hace 22 años, y he estado casada con él 10 años. En la familia están nerviosos y agobiados porque quieren verlo, pero nadie puede acceder a él hasta ahora. Sé que está triste, pero que está bien”.