El doble crimen de un matrimonio de jubilados generó conmoción la noche del lunes en la localidad lasherina de La Cieneguita. Las víctimas, identificadas como Martín Andrés Farías Salas y Luna Justa del Valle, de 76 y 66 años, respectivamente, fueron halladas en su casa con múltiples heridas de arma blanca.

Las primeras averiguaciones apuntaron contra uno de sus nietos, Ángelo Martín Andrés González Farías (21), quien había estado residiendo junto a ellos en el último tiempo. De acuerdo con las declaraciones de vecinos y familiares, tenía problemas de adicciones y los maltrataba contantemente. 

Durante la madrugada del martes, pasada la 1, personal de la División Homicidios lo capturó en las cercanías de su domicilio del barrio La Estanzuela, en Godoy Cruz. Tenía manchas de sangre en las manos, el pantalón y las zapatillas.

Cuando los sabuesos de Investigaciones lo requisaron, le hallaron entre sus prendas un cuchillo, el cual fue secuestrado. Creen que se trata del arma homicida, por lo que será sometido a los peritajes correspondientes.

El joven quedó a disposición de la fiscal de Homicidios Claudia Alejandra Ríos, quien lideró las labores investigativas en la escena hasta altas horas de la madrugada de este martes.

Fuentes judiciales anticiparon que, en principio, González será imputado por homicidio agravado por el vínculo, calificación que prevé como única pena la prisión perpetua. Aunque no descartaban que se sume algún otro agravante a medida que se avance sobre el móvil del ataque.

Esto, principalmente, porque la vivienda de las víctimas estaba desordenada y buscaban determinar si el sospechoso acabó con la vida de sus abuelos paternos con el objetivo de robarles o si sólo se trató de un conflicto familiar, explicaron.

Lo cierto es que la pareja fue hallada sin vida algunos minutos después de las 23 del lunes en su propiedad de calles Colón y Santa Rosa.

Fue un hombre, de 49 años, quien les alquilaba un corral para guardar a sus caballos, quien dio con la dantesca escena. El testigo explicó que había llegado cerca de las 21 para retirar a los equinos y que cuando regresó unas dos horas después encontró a Farías Salas tendido boca abajo en el ingreso de la casa, con numerosas lesiones y repleto de sangre.

En el interior del inmueble, se topó con el cuerpo de la esposa sobre la cama de la habitación matrimonial, también con varias heridas de arma blanca, detalla la información policial.

Luego de dar aviso a la línea de emergencias 911 y que uniformados de la jurisdicción constataron el hecho, una comisión policial conformada por personal de la Unidad Investigativa Departamental Las Heras (UID), la División Homicidios, Cuerpo de Canes y la Policía Científica, arribó a la escena.

Detectives policiales y judiciales iniciaron las labores correspondientes en el lugar, bajo las directivas de la fiscal Ríos y eso permitió sindicar en poco tiempo al nieto como presunto autor material del brutal ataque que terminó con la vida de los dos jubilados.

Durante la mañana de este martes las labores continuaban en el domicilio de La Cienaguita y se aguardaba por la declaración de familiares directos, tanto de las víctimas como del principal sospechoso del doble crimen.