La Suprema Corte de Justicia y la municipalidad de la Ciudad de Mendoza firmaron un convenio de colaboración para que los vecinos que hayan sido condenados a realizar trabajos comunitarios puedan hacerlos en la comuna donde viven.

El acuerdo fue firmado por el intendente capitalino Ulpiano Suarez y el presidente de la Suprema Corte Dalmiro Garay que beneficiará a aquellas personas que se encuentren imputadas en el marco de un proceso penal y será condición para la aplicación de suspensiones de juicio a prueba y condenas de ejecución penal.

El fin restitutivo de la pena es que se devuelva a la sociedad el daño que se ocasionó mediante el trabajo comunitario. Hablamos de entre 300 o 400 personas que el año pasado tuvieron este tipo de condena y tienen domicilio en Capital”, explicó el magistrado.

Garay también invitó al resto de los municipios a sumarse a esta iniciativa: “Si logramos coordinar con el resto de los municipios, esto implica que cada persona va a poder cumplir su condena en la comuna donde vive“.

Por su parte, Suárez remarcó que “son trabajos comunitarios cuya finalidad buscan evitar que esas conductas se reiteren y reparar el daño que se ocasiona a la sociedad en su conjunto con este tipo de conductas”.