El gobernador Rodolfo Suarez anunció que está diseñando un plan hídrico que “solucionará” el problema del agua que tiene el Gran Mendoza “para los próximos 40 o 50 años“. Se lo presentará a los intendentes luego de su gira por Brasil.

En medio de la crisis hídrica, el mandatario busca avanzar en grandes proyectos que apunten a resolver en las siguientes décadas uno de los mayores problemas de la provincia, la escasez de agua.

Suarez dijo que está trabajando en un plan que incluye la construcción de plantas depuradoras en distintas partes del Unicipio, integrado por Godoy Cruz, Guaymallén, Ciudad, Las Heras, Maipú, Luján de Cuyo y Lavalle. Además, contempla la ampliación de los establecimientos potabilizadores que ya existen.

Ver también Agua: qué es lo que puede aprender Mendoza de Israel tras diez años de crisis hídrica

“Estamos planificando una obra que está bastante avanzada, y que tiene que ver con plantas depuradoras y con nuevas infraestructuras“, declaró este fin de semana durante la inauguración de un edificio de la empresa Sancor Seguros.

Esto se da en un año en el que, según el Departamento General de Irrigación, la crisis hídrica llegó al peor nivel de las últimas décadas. La temporada 2021/2022 pasaría de tener un pronóstico de caudales para la cuenca del río Mendoza de “sequía moderada” a “sequía severa”.

El dique Potrerillos, a fines de agosto, se encontraba al 67% de su capacidad máxima, lo que representa la menor reserva de agua histórica. Otro dato desalentador de Irrigación es que la temporada de escurrimientos 2022/2023 presentará una situación de sequía.

El agua es el problema más serio que tiene el Gran Mendoza. Para esta gran ciudad, a la que componen las comunas del Unicipio, la provisión hídrica es uno de los conflictos que más aqueja”, dijo el gobernador sobre la problemática.

En este plan estarán incluidos Maipú, conducido por el peronista Matías Stevanato, y Luján, gobernado por Sebastián Bragagnolo (PRO), dos departamentos que tienen sus propias plantas potabilizadoras y perforaciones, no como ocurre en los otros municipios del área metropolitana que dependen de Agua y Saneamiento Mendoza (Aysam).

La planificación está avanzada y los estudios se encuentran en la etapa final, pero los detalles serán presentados a los intendentes cuando el mandatario regrese de su viaje a Brasil, es decir, el 30 de septiembre. En el vecino país se reunirá con asociaciones industriales internacionales en busca de aumento de inversiones y exportaciones.

Respecto a las soluciones que aportaría ejecutar esta serie de obras en diferentes departamentos, Suarez sostuvo: “Va a servir no solamente para la zona del Pedemonte, donde la Legislatura sancionó una ley que regula el crecimiento desordenado y sin planificación, sino a todo el Gran Mendoza”.

En ese punto hizo referencia a la sanción el mes pasado de la “Ley de pautas de manejo y disposiciones específicas para la planificación integrada y sostenible de la Precordillera y Piedemonte del Área Metropolitana de Mendoza (AMM)”, que establece criterios que permitirán planificar las zonas aún no habitadas y regularizar áreas ya urbanizadas.

Para concretar este proyecto, que requiere de una importante inversión de la que aún el mandatario no dio detalles, la Provincia buscaría financiamiento en organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo o el Consejo Federal de Inversiones.

“Tenemos que acompañar desde el Estado, no entorpecer. Una manera fundamental de hacerlo es aportar las infraestructuras necesarias para que esto sea posible”, aseguró el gobernador al referirse a las inversiones que necesita Mendoza.

A principios de mes, Suarez firmó un convenio con la empresa israelí Mekorot y el Consejo Federal de Inversiones para diseñar un plan maestro que fije pautas que optimicen el manejo del agua. También se rubricó con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, ya que allí afecta la crisis hídrica.

La compañía se encargará de “asesorar y guiar en un proceso de confección de un plan maestro para el 2030, 2040, 2050”, explicó Irrigación. “A partir de análisis de situación actual de recursos hídricos, el objetivo es lograr que una oferta que será decreciente se pueda atender una demanda creciente”.