access_time 19:39
|
25 de octubre de 2020
|
|
Investigación en la zona de El Bloque, en Maipú

Marisa, la presunta jefa narco a quien ya le asesinaron dos hijos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1603653703053Portada%20peque.jpg
Adriana Marisa Moyano, tras su última captura. Al lado, su hijo, asesinado el sábado.

El sábado durante la madrugada fue muerto a balazos el "Peque", de 15 años. Por el crimen hay tres sospechosos identificados. Uno es municipal. En el 2013, fue acribillado otro de sus hijos.

Adriana Marisa Moyano tiene 46 años y está embarazada de su noveno hijo. Pasa sus días con detención domiciliaria luego de ser sorprendida en abril por infringir la cuarentena obligatoria por el COVID-19. 

Esta mujer con base en barrios populares de Maipú (también se refugió en Las Heras) se hacía llamar la Yaqui de ese departamento porque aseguraba que era jefa de una banda de jóvenes con estrecha relación con comercio de estupefacientes, tal como sucedía en el oeste de Godoy Cruz, señalaron fuentes policiales y judiciales.

Ver también: Atraparon a la mujer que decía ser la Yaqui de Maipú

En las últimas horas en la zona conocida como El Bloque, en Gutiérrez, que comprenden los barrios Libertad, Chacabuco, Provincias Unidas y Cooperativa Cristal, a la Marisa, tal como la conocen, volvieron a asesinarle un hijo.

La víctima fatal era conocida con el alias de "Peque" y la identificaron como Sebastián Roberto Ahumada Moyano. Tenía 15 años y tres sujetos lo abordaron con un arma de fuego en el primero de los barrios citados. Dos plomos dieron el tórax y el restante en el brazo izquierdo.

Murió a los pocos minutos y la Justicia comenzó a trabajar en el caso para detener a los autores.

En noviembre del 2013, la mujer sufrió la pérdida de otro hijo en un hecho de sangre. Por aquellos días, prometió vengarse contra quieren estaban marcados como sus rivales y no tuvo reparos en expresárselo a los detectives y a este diario cuando habló con ella. avanzada.

La causa por el crimen del "Peque", perpetrado durante la madrugada del sábado, tiene tres jóvenes identificados con pedido de captura. Dos son mayores y uno trabaja como municipal, describieron las fuentes policiales consultadas.

Y hasta un abogado presentó un pedido de mantenimiento de libertad ante la fiscal de Homicidios de la causa, Andrea Lazo, para luego ponerse a su disposición para la defensa.

Las mismas aportaron que en la zona de El Bloque “hay problemas entre bandas por temas de narcomenudeo y algunos robos”. Y el ataque contra el hijo de la Marisa podría estar relacionado a una serie de hechos de este tipo.

El "Peque" estaba sospechado de consumar delitos contra la propiedad en los últimos meses y también los presuntos partícipes del ataque. “Se trata de jóvenes conflictivos que no paran de cometer hechos de gravedad”, contó un policía que trabaja en la zona.

Caminaba con una chica que sería su novia y los matadores esperaron un momento de distracción para ejecutarla. La reconstrucción agrega que el menor paró en un quiosco del barrio Libertad, en la manzana A, cuando lo atacaron. Testigos dieron aviso al 911 y vecinos trasladaron a la víctima en un auto particular hasta un nosocomio cercano.

Sin embargo, los médicos nada pudieron hacer para salvarle la vida. Una vez que ingresó al Hospital Perrupato los profesionales lo derivaron a quirófano y comenzaron a realizarle ejercicios de reanimación pero no hubo caso, el "Peque" ya había dejado de existir.

Igual

Durante el segundo semestre del del 2013, una guerra territorial por el comercio de estupefacientes en pequeñas cantidades llegó a su punto de ebullición cuando Raúl Gabriel Cobos, de 20 años, fue asesinado en el barrio Provincias Unidas. Era hijo de la Marisa.

Ver también: Marisa, la mujer que quiere vengar el crimen de su hijo y apunta al Narigón

Después de ese hecho de sangre, mientras se encontraba el velorio, la mujer no tuvo miedo al sostener que iba a vengarse: “No lo voy a denunciar porque ya sé que lo voy a arreglar yo, les voy a hacer lo mismo”, advirtió.

Los investigadores consultados no dudaron en afirmar que el crimen de Cobos estaba ligado a problemas entre bandas barriales. Por aquellos días, la señalada jefa narco estaba en pareja con Rolando Darío Villegas, un hombre que también fue asesinado años después.

En junio del 2018, Villegas fue asesinado por un vecino del barrio La Candelaria que purgaba una pena por matar a un interno de la cárcel y tenía salidas transitorias. Recibió seis balazos.

El autor de ese hecho, Mario Alberto Rivas, conocido como el Negro, fue atrapado un mes después cuando asaltó una panchería.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.