Las empresas que comercialicen soja a través del Programa de Incremento Exportador, a partir de este martes, no podrán acceder a la compra de dólar bursátil -CCL o MEP- ni al llamado dólar ahorro, según lo estableció el Banco Central.

De este modo, el bloqueo para acceder al dólar que dispuso la entidad que preside Miguel Pesce destinado al sector sojero es absoluto. La entidad aspira a que se queden en pesos después de haber vendido su producción, un activo dolarizado, a los exportadores.

Confusión y aclaración

“Quiero aclarar que la resolución del Banco Central no incluye a los productores y las productoras que con tanto esfuerzo vienen acompañando el Programa de Incremento Exportador”, precisó en Twitter el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo. El posteo fue compartido por el ministro de Economía, Sergio Massa.

En el primer comunicado, el Central señaló: “Los agentes económicos que hayan vendido soja en el marco del Programa de Incremento Exportador no podrán acceder al mercado de cambios para compras de moneda extranjera ni tampoco realizar operaciones con títulos y valores con liquidación en moneda extranjera”.

Los exportadores a través de Ciara se quejaron: “La reciente medida del BCRA dirigida a cooperativas acopiadores y productores que vendieron soja a los exportadores es restrictiva y limitante del mercado cambiario, además de perjudicial para toda la cadena de la soja”, replicaron desde la entidad que nuclea a aceiteros y exportadores, a través de un comunicado.

Cuando se conocía el generalizado rechazo de las entidades del agro, Bahillo aclaró que la medida no incluye a los productores que comercializan soja, sino a las empresas que lo hacen. 

A las 23.15 se conoció la Comunicación “A” 7609 del BCRA. Allí se confirma que la medida comprende a “los clientes residentes en el país dedicados a la actividad agrícola que vendan mercaderías en el marco del Decreto N° 576/22”, que estableció el Programa de Incremento Exportador, que permite acceder a un tipo de cambio preferencial de $ 200 por dólar para la exportación de granos de soja o derivados.

El organismo monetario asimismo precisó que “los agentes económicos que hayan vendido soja en el marco del Programa de Incremento Exportador no podrán acceder al mercado de cambios para compras de moneda extranjera ni tampoco realizar operaciones con títulos y valores con liquidación en moneda extranjera”.

Las ventas soja por parte de los productores ya acumularon así casi 9 millones de toneladas en diez jornadas. Desde que comenzó el mes, la autoridad monetaria ya lleva adquiridos alrededor de unos US$ 2.350 millones.

El Programa de Incremento Exportador se acordó con los principales complejos exportadores, que se comprometieron a liquidar soja y derivados por, al menos, US$ 5.000 millones durante el corriente mes.