Incendio de un edificio, en el centro de Lima.

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, ratificó que su “Gobierno está firme” y acusó a los manifestantes que piden su renuncia de querer “quebrar el Estado de derecho” en medio de las protestas que este jueves llegaron a Lima, con enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

“Quiero desmentir las noticias falsas (…) el Gobierno está firme y su gabinete más unido que nunca”, enfatizó Boluarte en una declaración de prensa celebrada junto a un grupo de ministros en el Palacio de Gobierno de Lima.

La gobernante aseguró que, a pesar del incremento de las protestas y enfrentamientos, mantiene su invitación al diálogo con las fuerzas políticas y sociales que exigen su renuncia y el cierre del Congreso, así como la convocatoria a elecciones generales y una asamblea constituyente.

“Nuevamente llamo al diálogo, llamo a la calma”, remarcó.

Presidenta de Perú, Dina Boluarte, mientras ofrece declaraciones, en Lima.

Boluarte se dirigió, sin embargo, a los manifestantes para decirles que “sus protestas son cosas que ustedes saben que están al margen de la ley” y los acusó de querer “quebrar el Estado de derecho, generar caos y desorden, para tomar el poder de la nación”.

Anunció, en ese sentido, que las autoridades actuarán “con todo el peso de la ley” y están “individualizando a estos malos ciudadanos que están generando actos de violencia”.

Las manifestaciones en Perú comenzaron el 7 de diciembre pasado, cuando Boluarte asumió la Presidencia por sucesión constitucional tras el fallido autogolpe de Pedro Castillo (2021-2022) y, luego de una tregua navideña, volvieron a cobrar fuerza a partir del 4 de enero, sobre todo en el sur.

Hasta el momento, las protestas han dejado 44 manifestantes y un policía muertos, mientras que otras 14 personas, entre ellas un bebé nonato y cuatro ciudadanos haitianos, han perdido la vida por distintas causas provocadas por los bloqueos de carreteras y manifestaciones.

Incendio de un edificio en el centro de Lima.

Incendio arrasa casona en Lima

Un incendio de grandes dimensiones arrasó este jueves una casona del centro histórico de Lima apenas a unos metros de la icónica Plaza San Martín, epicentro de la gran manifestación antigubernamental en la capital peruana.

Durante horas, los manifestantes se enfrentaron a la Policía desplegada en la zona y la hicieron retroceder hasta retirarse de la Plaza San Martín, cuando las llamas comenzaron a arrasar el edificio, todavía no identificado, en un sector con muchas casonas históricas construidas en parte con madera.

Ante los rumores en redes sobre la causa del incendio, el ministro del Interior de Perú, Vicente Romero, aseguró que es “totalmente falso” que una bomba lacrimógena de la Policía Nacional de Perú (PNP) haya provocado el incendio.

“Es totalmente falso. Yo puedo colocar este artefacto lacrimógeno en mi bolsillo y eso no causa quemadura, simplemente el gas es lo que provoca”, dijo Romero este jueves en un mensaje conjunto del Gobierno.

Manifestantes participan en la “toma de Lima”, en Lima (Perú).

Las víctimas mortales siguen aumentando

Cuatro ciudadanos haitianos fallecieron este jueves en el municipio peruano de Desaguadero, que alberga el principal paso fronterizo con Bolivia y está ubicado a más de 3.800 metros de altura, como consecuencia de los bloqueos en las carreteras por las protestas antigubernamentales en Perú, que han cobrado la vida de más de 50 fallecidos desde diciembre.

“Lamentamos el fallecimiento de cuatro ciudadanos haitianos en Desaguadero que han fallecido por afecciones pulmonares, porque no se han podido desplazar y lamentablemente han fallecido al no poder tener acceso a los servicios de salud por permanecer las carreteras bloqueadas”, declaró el primer ministro peruano, Alberto Otárola, en una declaración sin preguntas.

El jefe del gabinete ministerial lamentó también el fallecimiento de “dos compatriotas”»” durante la jornada de este jueves, en la que estaba convocado un paro nacional.

Se trata de dos hombres que fallecieron en la sureñas regiones de Puno y Arequipa tras enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden.

Estas seis nuevas muertes en el sur, que ha sido el epicentro de las protestas antigubernamentales tras la tregua navideña, elevan a 59 el total de fallecidos durante las movilizaciones desde que comenzaron en diciembre pasado en el país, tras el fallido autogolpe del expresidente Pedro Castillo.

Miles exigen la renuncia de Boluarte

Miles de peruanos venidos de diversos puntos del país se congregaron este jueves en la capital en la denominada “toma de Lima”, para exigir la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, el cierre del Congreso y expresar su hartazgo por el olvido del Estado que consideran que padecen.

“Nosotros reclamamos que se vaya este Gobierno (de) facto. Usurpadora (referido a Boluarte), no queremos que sigan muriendo más de nuestros compatriotas. No estamos en una guerra civil y aún así está asesinando a nuestros hermanos. No queremos una guerra civil”, dijo a EFE Víctor Pérez.

Pérez, que recorría la céntrica Avenida Abancay, afirmó que el actual ejecutivo no ha sido elegido por el pueblo, por lo que no es legítimo y quien sí lo es, es Pedro Castillo, el expresidente actualmente detenido y destituido tras su fallido autogolpe.

La marcha, convocada por sindicatos y diversas agrupaciones, comenzó antes de las 16:00 hora local (21:00 hora GMT) de forma pacífica, pero pronto se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y policías, quienes formaron grandes barreras para impedir el paso a avenidas con instituciones públicas.

“Estamos protestando de manera pacífica y nos parece indignante que no nos dejen pasar a (el acomodado barrio de) Miraflores. Es el colmo que los señores de Miraflores no nos dejen protestar en contra de esta dictadura porque simplemente se dan cuenta que les favorece. Favorece a todos los grupos de poder del país. En Perú estamos viviendo una dictadura”, clamó a EFE una manifestante con una bandera nacional en las manos.