access_time 10:36
|
17 de diciembre de 2020
|
|
Investigación

Caso Florencia Romano: la perra adiestrada marcó un pozo séptico

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1608211907814index1.jpg
Ipa olfateó durante horas la propiedad de los detenidos.

En el rastrillaje que se realizó el miércoles, el can señaló ese sector de la casa y un delantal de carnicero del sospechoso. Este jueves se reanudó la búsqueda.

No fue del todo negativo el rastrillaje que se inició el miércoles por el paradero de Florencia Romano, la adolescente de 14 años que es buscada desde el sábado. De a poco, se van sumando indicios que motivan a los detectives a aferrarse a la hipótesis de que la pareja detenida, Pablo Ramón Arancibia (33) y Micaela Estefanía Méndez (27), tuvieron algún tipo de responsabilidad en la desaparición.

En la medida realizada en la propiedad de los sospechosos, la perra de la Escuela Canina de Adiestramiento Mendoza (Escam), adiestrada para la localización de restos humanos, marcó dos lugares claves: el delantal de carnicero de Arancibia y el pozo séptico, revelaron fuentes allegadas a la pesquisa.

Por ese motivo, este jueves la búsqueda se reanudó en la casa ubicada en el pasaje Berra, a pocos metros de Padre Vázquez, en el distrito de Gutiérrez.

Los investigadores están convencidos de que allí está la clave para conocer lo que sucedió con la estudiante. Esto porque en las inmediaciones la perra Ipa no halló rastro alguno, tras realizar un recorrido por varias calles aledañas, las vías del Metrotranvía y hasta una bodega abandonada.

Eso se suma a que la tarjeta SUBE de Florencia no volvió a ser utilizada tras arribar a ese sector en un colectivo de la línea 805, a la parada de calles Ozamis y Tucapel.

Hasta el momento, del registro de las cámaras de seguridad tampoco surge que la adolescente haya emprendido el camino de regreso a su casa o hacia otro lugar, por lo que todas las pistas hacen pensar que jamás salió de la casa de Arancibia y Méndez.

Por su parte, otra situación que llama la atención de los pesquisas son los rasguños que presenta el detenido en su cuerpo. Al ser consultado por los mismos, el sospechoso se justificó asegurando que fueron producidos por un gato.

Imputación o libertad

Así las cosas, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos espera por alguna prueba objetiva y de peso que permita definir la imputación contra la pareja antes de las 20, hora en que vencen los plazos para mantenerlos detenidos sin prueba alguna.

El miércoles, la representante del Ministerio Público ya había pedido la prórroga de la detención y la imputación, pero en esta ocasión no se podrá volver a extender la situación de encierro de los sospechosos y podrían quedar en libertad.

El caso

Florencia Romano desapareció después de que el sábado al mediodía salió de su casa de Rodeo de la Cruz, Guaymallén, para tomar un colectivo hacia la casa de una compañera de colegio.

Después de eso, la familia de la adolescente no volvió a tener noticias sobre ella y su última conexión de su celular figuraba a las 20 de ese día.

El domingo, los padres de Romano radicaron la denuncia por paradero y se inició la búsqueda que continúa hasta este jueves.

La noche del martes, tras un allanamiento fueron detenidos Arancibia y Méndez, quienes habían mantenido contacto con la chica a través de la red social Instagram y la habían invitado a su casa.

En la medida, Arancibia reveló espontáneamente a los policías que Florencia había estado en su domicilio el sábado, pero que se había retirado a las 19.

Esa versión resultó poco creíble para los detectives y sumado a algunas contradicciones en los relatos de ambos, se decidió que permanecieran detenidos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.