access_time 11:29
|
16 de octubre de 2019
|

Histórico juicio

Próvolo: revelan obsesión del ex jardinero que lo llevó a la cárcel

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1565017044779Empez%C3%B3%20el%20jucio%20del%20Pr%C3%B3volo.jpg

La semana pasada, una testigo dio a conocer una práctica que estaría vinculada a delitos sexuales y que se habría reflejado en el dormitorio del imputado sordo. Se lo juzga por ocho hechos de abuso contra menores de edad.

El Tribunal Penal Colegiado Nº2 asistió a una revelación escalofriante en contra de uno de los acusados del caso Próvolo. Se trata de una manía que habría tenido el ex jardinero Armando Gómez, luego de perpetrar los abusos sexuales contra los alumnos del instituto religioso.

Un testimonio que salió a la luz en una de las audiencias del debate, dio cuenta de una obsesión que habría tenido Gómez: quedarse con la ropa interior de sus víctimas.

En los allanamientos que se realizaron, los pesquisas encontraron las prendas íntimas de las niñas y las adolescentes a las que sometía, según confirmaron fuentes judiciales.

“Las tenía en su cuarto, cuasi trofeo e imitando el accionar de los sátiros y depredadores sexuales”, dijo una fuente ligada a la investigación.

Todos esos elementos están incorporados a la causa y quedaron a disposición de los magistrados Carlos Díaz, Alejandra Ratto y Mauricio Juan.

Ver también: Ex alumna dijo que el cura Corbacho los tocaba, les pegaba y los filmaba

De acuerdo con el expediente judicial, sus víctimas eran niñas y niños. Incluso, los abusos los habría cometido en algunas ocasiones, junto a J.O, el otro jardinero que fue declarado inimputable en 2017.

Las situaciones permanentes de acoso y el acecho de Pilo, fue otro de los aspectos que puntualizó en su relato la testigo. "Siempre, como ademanes y señas con fuerte connotación sexual", dieron a conocer voces tribunalicias. 

También estaba previsto que este miércoles declarara la pareja de Bordón. Sin embargo, la mujer tuvo un pico de presión y no alcanzó a comparecer ante el tribunal.

Los curas Horacio Corbacho (61) y Nicola Corradi (83), también acusados de aberraciones sexuales, no quedaron exentos de las denuncias en esta declaración.

Otra vez, se insistió con las conductas pedófilas que habría tenido Corbacho de llevar a las niñas pequeñas a la falda. Las mismas que muchos años después, denunciaron que eran abusadas.

En sus descripciones, también mencionó que Corradi era violento y que “manoseaba” a los niños sordos cuando les enseñaba una pronunciación.

Ver también: El conjuez Juan no seguirá en el juicio del Próvolo si no logra el aval del Senado

El juicio

El histórico juicio por las violaciones sistemáticas en perjucio de los niños y adolescentes sordos comenzó el pasado 5 de agosto.

En casi tres meses de debate se han realizado unas 30 audiencias, en las cuales se han detallado los distintos ataques que se le endilgan a los dos sacerdotes y a un jardinero.

Se trata de las acusaciones de 11 víctimas que no volvieron a declarar en esta instancia, sino que se utilizaron las Cámaras Gesell que ya habían sido realizadas con anterioridad.

El caso genera una gran expectativa nacional e internacional por ser la primera vez que son juzgados integrantes de la congregación que enfrenta antecedentes de abuso sexual contra menores en Italia y en La Plata.

 

 

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.