Familiares y allegados a las víctimas del doble crimen de Las Heras comenzaron dejaron conmovedores mensajes de despedida y pidieron justicia a través de las redes sociales.

“Que Dios me los tenga en la gloria mis abuelos amados. Acá en la tierra vamos a hacer Justicia para que aparezcan los responsables”, expresó una de sus nietas en su perfil de Facebook, algunas horas después de que Martín Andrés Farías Salas (76) y Luna Justa del Valle (66) fueran hallados sin vida en su casa de La Cienaguita. 

Un sobrino del matrimonio también reflejó su indignación mediante un posteo en el que pidió “justicia” y aseguró que “no se merecían esto”.

Por su parte, otro nieto apuntó directamente contra su primo, Ángelo Martín González (21), quien fue detenido por el hecho de sangre y será imputado en las próximas horas: “Mataste a las personas que más te querían. Ojalá nunca dejes de sufrir. Lastimaste el corazón de todos, egoista, drogado”, señaló el joven en un posteo.

Justamente, las palabras hacen referencia al problema de adicción que arrastraba desde hace tiempo el acusado y por el que ya había protagonizado episodios de maltrato hacia sus abuelos, de acuerdo con la investigación.

Las víctimas fueron encontradas asesinadas pasadas las 23 del lunes en su domicilio de calle Santa Rosa al 1921, una propiedad rural ubicada frente a una finca.

Fue un hombre que les alquilaba un corral para sus caballos, quien llegó al lugar y dio con el cadáver de Farías Salas en el ingreso de la propiedad y de su esposa tendido en la cama de la habitación matrimonial.

Ambos tenían múltiples heridas de arma blanca, la casa estaba desordenada y había manchas de sangre por doquier, describieron fuentes allegadas a la pesquisa.

Desde el inicio de las tareas investigativas, las sospechas apuntaron contra González, quien había estado conviviendo con los jubilados en el último tiempo.

Fue así que los detectives de Homicidios lo capturaron pasada la 1 de este martes, cerca de su domicilio del barrio La Estanzuela, en Godoy Cruz. Tenía la ropa y sus manos bañadas en sangre y llevaba un cuchillo entre sus prendas.

El presunto matador quedó a disposición de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien lidera la causa.