Olguín y Tarres allá por 2017, antes de separarse.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello imputó la tarde de este martes a Juan Manuel Tarres Ríos (47) por el femicidio de su ex pareja Jésica Samanta Olguín (33), ocurrido durante la madrugada del lunes en Las Heras.

El confeso autor fue acusado por el delito de homicidio agravado por mediar violencia de género en concurso ideal con homicidio agravado por el vínculo, calificación que prevé como única pena la prisión perpetua, y fue trasladado a un penal provincial.

Una de las pruebas que más comprometió a Tarres fue la declaración de sus familiares -una tía y su hermano- quienes declararon en las horas posteriores al hallazgo del cadáver de Olguín y explicaron que fue el propio acusado quien les reveló que había atentado contra la vida de la madre de sus hijos.

En tanto, los detectives aguardan por la incorporación al expediente del resultado de diferentes peritajes que serán clave para la investigación, entre los que se encuentran las tareas practicadas por la Policía Científica en la escena, análisis de celulares y de la tarjeta SUBE de Tarres, cotejos genéticos y la ampliación de la necropsia practicada al cuerpo de la víctima, detallaron fuentes judiciales.

Por su parte, durante la audiencia de imputación, el sospechoso prefirió no declarar, por lo que no ratificó la confesión que le realizó a sus familiares en las horas posteriores al hecho de sangre.

Debido a esto, existe una fuerte incertidumbre acerca de la situación o contexto que desembocó en la brutal agresión contra Olguín, así como también el motivo por el que fue atada de pies y manos.

Lo último que se sabe sobre los movimientos de Tarres es que pasó la tarde del domingo junto a sus hijos en la pileta de un familiar y cerca de las 18 de ese día llevó a los niños hasta la casa de sus padres. Por allí debía pasar a buscarlos Olguín, pero antes de eso le arrebataron la vida.

Por eso, los pesquisas buscan reconstruir la actividad del imputado entre las 18 del domingo y las 2 del lunes, hora en la que llegó a la casa de su tía, en Guaymallén, confesó el crimen y tomó un blister de clonazepan que lo dejó al borde de una sobredosis.

En tanto, con respecto a las hipótesis que se manejan, desde la Fiscalía descartaron que Olguín haya tenido contacto en el último tiempo con su ex pareja, así como también que haya iniciado una nueva relación que provocara celos en el confeso femicida, señalaron fuentes allegadas a la causa.

En detalle

Fue cerca de las 4.30 cuando el hermano de Tarres se presentó en la Comisaría 36ª y reveló a los policías que su hermano llegó hasta la casa de una tía, en el loteo Tierra Nuestra de Guaymallén, y le reveló que había asesinado a su ex pareja.

Uniformados guaymallinos fueron alertados sobre la situación y se dirigieron hasta el domicilio de calles Sánchez y Starace, donde se encontraba el sospechoso.

Allí dieron con Tarres profundamente dormido, debido a los fármacos que consumió, por lo que fue rápidamente trasladado por una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) al Hospital Central, donde lo desintoxicaron con un lavaje de estómago.

En paralelo, policías de la dependencia lasherina fueron junto al hermano de Tarres a la vivienda de la víctima, en calle Molinero Tejada 3112 del barrio Los Chilenos.

Dentro del inmueble hallaron a la mujer sin vida, tendida boca abajo y con las manos y pies atados.

Ante eso, se activó el protocolo por femicidio y una perito del Cuerpo Médico Forense (CMF) trabajó en el teatro del hecho, estableciendo que la víctima fue estrangulada.

La Policía Científica trabajando en el complejo de departamentos donde residía la víctima.

En las primeras horas de la investigación se constató que Olguín había denunciado por violencia de género a Tarres en octubre de 2021. El hombre fue imputado, quedó en libertad y se le fijó una restricción de acercamiento hacia su ex.

El año pasado, el acusado debía presentarse ante la Justicia para enfrentar el juicio en su contra, pero nunca lo hizo. Lo declararon en rebeldía y solicitaron su captura, pero jamás se efectivizó.