Para los entes provinciales y nacionales, Mendoza sigue siendo uno de los 5 destinos más elegidos para vacacionar. Si bien los datos son certeros, hay que tener en cuenta que este año se registró una caída que ronda el 36% interanual, si se compara lo ocurrido durante la primera quincena de enero del 2022 y la del 2023.

Si ese porcentaje se lo transforma en turistas, se observa que durante el periodo antes analizado hubo unos 80 mil visitantes menos que el año anterior, lo cual es preocupante para las cámaras empresarias y hoteleras.

La mirada de los empresarios

Fabio Sat, de la Cámara de Turismo de San Rafael, aseguró que “los `anabólicos´ que se usaron el año pasado, luego de dos años de pandemia de coronavirus, esta vez no estuvieron presentes”.

“Esta vez no contamos con el Programa Pre Viaje, teníamos un dólar alto que esta vez no está (pese a estar elevado) y la gente perdió el miedo a viajar al exterior”, argumentó el empresario acerca de las causas por las que la temporada no está siendo tan exitosa.

Asimismo, Sat manifestó que la situación que se vive en el país es compleja y de eso no está exenta Mendoza. “Los sueldos no han sido acompañados de acuerdo con la inflación, el costo de vida en la Argentina sube indiscriminadamente y eso hace que la gente tenga prioridades en cuanto al consumo y en cuanto a la elección de los destinos para vacacionar”.

Coincidiendo con el titular de la Cámara de Turismo de San Rafael, Adrián González, de la Cámara Hotelera de Mendoza, agregó que “el año pasado Chile contaba con muchas exigencias a la hora de recibir visitantes (algo que esta vez no ocurre), además, mucha gente de todo el país viajó a disfrutar el Mundial de Qatar 2022 y eso, quieras o no, complica las vacaciones familiares, el gasto que se precisó fue elevado”. Finalmente argumentó que “la gente, durante el verano, siempre opta por las playas y el mar”.

Diego Stortini, de la Cámara de Turismo del Valle de Uco, expresó: “En el Valle de Uco la caída ha rondado un 40% o 50% (en sectores de la hotelería) y un poquito más en cabañas, que promedia el 60%. Se trata de una caída que no registramos ni en las peores épocas”.

A la hora de explicar las causas, el empresario aseguró que “son muchas, no una sola”:

Entre ellas, que el turismo internacional no se ha recompuesto y, sostuvo, la Provincia está a un 30% de lo que fue el 2019.

Luego, que el turismo nacional presenta dos situaciones: los que tienen un poder adquisitivo alto están volviendo a consumir productos internacionales como Uruguay, Brasil, Chile, Caribe, USA y Europa. Por otro lado, hay otra porción que este verano no gastó, salió en modo gasolero y el destino Mendoza no es una plaza para ese segmento.

La posible solución para poder resolver el panorama reside en más promoción turística. Desde las Cámaras advierten que Mendoza no es sólo enoturismo, sino que existen muchos otros atractivos que hacen de la provincia, una de las más elegidas.

“Para reactivar el panorama es muy necesario tener en cuenta una fuerte promoción de carácter permanente, cuando uno está en la cima tiene que seguir ocupando ese lugar y para eso es necesario la inversión, ya que si bien la publicidad es cara, no hacerla también tiene sus costos”, expresó Sat.

Además, el empresario agregó que “Mendoza no es sólo vino, sino que son muchos los atractivos que en ella confluyen y merecen ser promocionadas. En el caso de San Rafael, los atractivos acuáticos, la naturaleza y mucho más. El turista no decide ir a visitar una determinada provincia sólo por las bodegas”.

Por su parte, Stortini consideró que hay una serie de factores a los que no se le da importancia. “Además de la promoción, acá hay una falta de planificación que se dejó de hacer hace 1 año, es decir, somos consecuencia de la ausencia de planificación comercial y desarrollo de destino. Nos quedamos con lo mismo. No hubo desarrollo innovador del destino”.

El Ente Provincial de Turismo, en la mira

Una mirada diferente tuvo Mauricio Badaloni, titular de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), que junto a otros empresarios han manifestado su malestar por la conducción del Ente de Turismo, al mando de Marcelo Montenegro, por no contar con la experiencia suficiente para el puesto.

“Habíamos acordado con el gobernador, Rodolfo Suarez, que ese espacio sea vinculante, algo que aún no se ha logrado, lo cual gravita mucho porque el Ente se configura con la idea -tal como está armado en otras provincias- de que tenga participación el sector privado, lo que no está ocurriendo en Mendoza”, expresó Badaloni.

Nora Vicario, Ministra de Cultura y Turismo, junto a su equipo de trabajo.

El empresario, además, consignó que “el Ente posee un muy buen presupuesto, pero no estamos viendo la ejecución del mismo, principalmente en lo que consideramos esencial para mejorar la infraestructura, la prestación de servicios, los controles dentro de la actividad que cuenta con un marco de informalidad muy importante”.

De acuerdo con los números presentados por la cartera conducida por Nora Vicario, este año la pauta presupuestaria prevé más de $3.500 millones, lo que representa un aumento del 121% respecto de 2022. De ese total, $2.599.230.409 estarán destinados al Ministerio de Cultura y Turismo y $901.231.739 al Ente Mendoza Turismo.

Para Badaloni, la caída turística de la primera quincena, respecto al 2022, ronda el 30% y estiman que vienen buenos números sobre fines de enero y principios de febrero.

Frente a las críticas y declaraciones de los empresarios, desde Turismo no brindaron ningún tipo de declaraciones, a pesar de que este medio insistió por varias vías para lograr la palabra de sus autoridades.