El informe de “Despachos” del Instituto Nacional de Vitivinicultura asegura que en agosto de este año el mercado interno del vino tuvo “una pequeña pero sostenida recuperación”.

Según el estudio, agosto cerró con 5% más de despachos en la comparación con el mismo mes de 2021. En el acumulado enero-agosto ’22 versus el mismo período del año anterior el crecimiento es de 1,3%. En ambas mediciones el vino blanco es el que tracciona el repunte.

El presidente del INV, Martín Hinojosa, comentó que “en los 8 meses de 2022, son casi 549 millones de litros que se despacharon al mercado doméstico con una perfomance muy positiva de espumantes que parecen ser el producto estrella post-pandemia”.

“La tendencia de crecimiento se afianza en el mercado interno, una de las fortalezas de Argentina que le permite sostener su volumen productivo y desarrollar otros mercados”, concluyó Hinojosa.