El presidente de Siria, Bashar al Asad, prometió ayer que cooperará con las Naciones Unidas para que se aplique la resolución 1701 del Consejo de Seguridad y que intensificará el control de la frontera con Líbano, afirmó el secretario general de la ONU, Kofi Annan. “El presidente Asad prometió que Siria ayudará totalmente para aplicar la resolución 1701”, dijo Annan, quien mostró su satisfacción por haberse reunido con el gobernante sirio. Asimismo, el responsable de la ONU remarcó que el mandatario sirio le prometió que tomaría las medidas necesarias para estrechar las relaciones con las fuerzas de seguridad libanesas en este asunto.