La goleada de la selección argentina ante Jamaica en Estados Unidos dejó algunas perlitas, como la invasión al campo de juego de tres hinchas, en distintos momentos del segundo tiempo, que buscaron acercarse a Lionel Messi, evidenciando graves fallas en el operativo de seguridad.

Uno le quiso sacar una foto, otro que le firmara la espalda y uno más, frenado mucho antes de tiempo respecto a los otros. El primero de ellos tenía puesta una camiseta de Huracán Las Heras, por lo que se presume que el muchacho que quiso abrazar al mejor futbolista del mundo es mendocino.

Ocurrió a los 19 minutos del complemento. El joven apareció por la pantalla desairando primero a un empleado de seguridad, que cayó al suelo. Cuando tenía a Messi enfrente con su celular en la mano y parecía cerca de lograr su objetivo, recibió el “tackle” de otros guardias, que lo derribaron mientras el capitán de la selección lo miraba atónito.

Entonces ocurrió lo más curioso: caído, con un hombre de seguridad encima, el hincha estiró su mano derecha y logró sacarle una foto a Messi con su teléfono.

Al menos siete miembros de la seguridad corrieron de manera desesperada -desde diferentes puntos- para evitar que el hincha del Globo mendocino tuviera contacto con Messi. El fanático se resistió y dificultó la tarea de los custodios, ya que tuvieron que esforzarse para retirarlo del campo de juego.