access_time 09:19
|
1 de septiembre de 2021
|
|
Investigación en Homicidios

La muerte de un ex cuñado de la Yaqui y una sorpresiva imputación

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1630451559615Portada%20Valdivia%20y%20Garrido.jpg
Miguel Ángel Valdivia y Patricio Garrido.

Miguel Ángel Valdivia, quien supo integrar la banda, falleció dos años después de ser baleado. La Justicia trabajó el caso y acusó al yerno de la jefa narco como autor del ataque.

Miguel Ángel Valdivia murió del 12 de enero de este año. Quienes lo conocían aseguran que jamás se recuperó de los cinco balazos que recibió la madrugada del 11 de noviembre del 2018 en el Campo Papa, Godoy Cruz.

Desde el día del ataque hasta sus últimas horas estuvo más de 10 veces internado en el Hospital Central. Se le infectaban las heridas producidas por los plomos en las piernas y contrajo un virus intrahospitalario que terminó siendo letal.

El Cabezón, como lo conocían en el oeste godoicruceño, no era un personaje más en el ambiente: estuvo en pareja con Silvana Natalí Vargas, hermana de la jefa narco Sandra Jaquelina Vargas, la Yaqui, y era considerado miembro con activa participación en la organización que supo sembrar terror en el citado complejo hasta el 2014.

Se creía que el ataque que sufrió era una causa sin movimientos en la Unidad Fiscal de Homicidios. Sin embargo, fue reactivada por la fiscal Andrea Lazo luego de que se hiciera cargo de otro expediente, el que tiene a Patricio Emiliano Garrido –conocido como el Negro y por ser el yerno de la Yaqui (está en pareja con la hija más grande de la jefa narco)–, imputado por coautor del asesinato de Lucas Ariel Torres, cometido el 17 de diciembre del año pasado en la zona del cruce entre calles Illia y Chapadmalal.

Este martes hubo una audiencia y terminó siendo más que complicada para Garrido: el juez Diego Flamant rechazó el pedido de la defensa de cese de prisión preventiva que recae sobre él por el asesinato de Torres y la fiscal Lazo le notificó que quedaba formalmente imputado por el ataque contra el Cabezón Valdivia.

Ver también: El yerno de la "Yaqui" seguirá preso por un asesinato en el oeste de Godoy Cruz

Después de la muerte del ex cuñado de la Yaqui, la Justicia comenzó a recibir declaraciones de los testigos directos del tiroteo ocurrido a la 1.40 del 11 de noviembre del 2018 en calle Salvador Arias de Godoy Cruz.

Se trata de dos hijos de Valdivia y un amigo, quienes decidieron contar lo que presenciaron esa madrugada.

No lo habían hecho antes por pedido de la propia víctima, quien les pedía tranquilidad. Valdivia, luego de recibir cinco proyectiles en su cuerpo, les dijo a sus familiares que él iba a resolver los problemas que mantenía con Garrido. Pidió que no hablaran y así lo hicieron. Se mantuvieron en silencio por los conocidos “códigos” barriales.

Con las testimoniales, más una serie de pruebas adjuntadas por Lazo, Garrido terminó imputado por tentativa de asesinato.

El objetivo del Ministerio Público era acusarlo por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, pero no se pudo determinar que el fallecimiento de Valdivia haya sido como consecuencia de los disparos que recibió, a pesar del estudio que se realizó sobre su historia clínica.

Más allá de eso, el resurgimiento de la instrucción permitió conocer que la hipótesis apunta a Garrido porque tenía conflictos internos con Valdivia; al parecer, detallaron fuentes del caso, vinculados a la organización que supo tenerlos como integrantes. Otra versión apuntaba a los problemas de pareja que tenía con la Naty Vargas, pero lograron confirmarse.

Tanto la Yaqui como su hermana están presas por venta de drogas y asociación ilícita, entre otros delitos.

En problemas

Patricio el Negro Garrido fue detenido el 8 de abril por efectivos de la División Homicidios de Investigaciones.

Lo buscaban por el crimen de Lucas Torres. La víctima era un joven con presencia en la zona del Campo Papa y no tenía problemas en enfrentar a personajes que mostraban poder.

Lo cierto es que, el 17 de diciembre del año pasado a las 2.55, tres jóvenes se encontraron con Torres y uno de ellos le disparó una pistola calibre 40.

La instrucción sostiene que los agresores fueron el Negro Garrido, el Bebo (menor de edad) y Emanuel Emita Morales (24). Este último habría recibido al arma de parte de Garrido y la accionó, agrega. Así lo declararon los testigos, que no dudaron en señalar en un expediente al trío.

Días después de su captura, y con el aporte de nuevos declarantes, la fiscal Lazo reactivó la causa por el ataque Valdivia, ocurrido más de dos años antes.

La reconstrucción de ese caso señala que los pesquisas tomaron conocimiento de las lesiones de Valdivia cuando ingresó llevado por familiares al Hospital del Carmen.

Ver también: El baleado cinco veces en Godoy Cruz es el ex cuñado de la Yaqui

Tal como publicó este diario por aquellos días, las lesiones fueron en el abdomen y en las piernas. La gravedad del caso motivó que fuera derivado al Central, en calle Alem.

Si bien recibió el alta médica, fuentes de la zona y también policiales y judiciales confiaron que “jamás se recuperó” y terminaron constándole la vida.

Este hombre tenía antecedentes por droga (estuvo en el penal por ese delito) y también fue condenado por ser miembro de la banda de la Yaqui.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.