access_time 16:56
|
16 de junio de 2021
|
|
Investigación en Homicidios

El yerno de la "Yaqui" seguirá preso por un asesinato en el oeste de Godoy Cruz

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1623872850414Portada%20Garrido%20Morales%20y%20Bebo.jpg
Patricio el "Negro" Garrido, Emanuel "Emita" Morales y el "Bebo" (menor de edad).

Se trata de Patricio Garrido, quien arriesga prisión perpetua. Otro joven apodado "Emita" también quedó complicado. Una causa con testigos amenazados.

Patricio Emiliano Garrido es muy conocido en las barriadas del oeste de Godoy Cruz. Lo apodan el Negro. Pero los vecinos y detectives policiales de esa zona no sólo lo tienen ubicado por el apodo.

Es uno de los dos yernos de Sandra Yaquelina Vargas (44), la jefa narco que pasa sus días en prisión desde el 2014. El Negro Garrido está en la cárcel –nuevamente– desde abril de este año. Tiene condena previa.

Cayó por el asesinado de un joven llamado Lucas Ariel Torres, perpetrado el 17 de diciembre del año pasado en el cruce de calles Ilia y Chapadmalal.

Ver también: Asesinaron a un joven de un balazo en el Campo Papa

Este miércoles, la situación procesal de este señalado delincuente de 27 años se complicó en la causa que lidera la fiscal de Homicidios Andrea Lazo: el juez Diego Flamat le dictó la prisión preventiva por el asesinato de Torres durante una audiencia que se dilató algunas semanas.

El magistrado entiende que, a esta altura de la instrucción, debe seguir en la cárcel por una calificación que prevé prisión perpetua: homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas. Y esa acusación no es porque sí: la instrucción tiene dos sospechosos más. Uno mayor y el otro menor de edad.

Este último, apodado Bebo, sería el autor del disparo fatal contra Torres y está a disposición de la Justicia Penal de Menores. Al otro presunto sujeto que también pasa sus días en una celda por este caso, Emanuel Emita Morales (24), el juez Flamat también le dictó la medida cautelar que afecta la libertad luego del pedido de la fiscal Lazo.

Ver también: Atraparon a uno de los yernos de la Yaqui por asesinato

De esta forma, ambos continuarán sometidos a proceso mientras la representante del Ministerio Público continúa con la incorporación de pruebas. La reconstrucción primaria del hecho fue confeccionada por los detectives gracias a la declaración de un par de testigos: entienden que el Negro Garrido llevaba el arma y que se la pasó a su amigo el Emita.

Este la accionó contra Torres pero la bala no salió. El último en tomar la pistola calibre 9 milímetros fue el Bebo. 

La tercera fue la vencida: la accionó dos veces y un proyectil terminó impactando en el cuerpo de la víctima, quien terminó falleciendo.

Una pesquisa complicada

Desde perpetrado el crimen que los testigos marcaron a los tres sospechosos conocidos como el Bebo, Emita y el Negro. Los primeros en caer en las redes policiales fueron los dos últimos.

El yerno de la Yaqui (en pareja con la hija más gran de la jefa narco) fue el último en ser apresado.

Desde que terminó alojado en la cárcel, la vida de los familiares de la víctima y testigos del hecho de sangre dio un giro de 180 grados.

Fuentes policiales y judiciales detallaron a este diario que comenzaron a recibir amenazas de muerte para que cambiaran su declaración y no acusaran a Garrido. Los testigos presenciales fueron quienes peor la pasaron.

Al estar en riesgo su vida, decidieron radicar una denuncia. Esa causa no tiene detenidos pero, en las últimas horas, pasó a manos de la fiscal Lazo.

Trascendió que se analizaran las declaraciones y que podría haber imputaciones en las próximas horas.

Las personas que habían realizado las amenazas, agregaron las fuentes consultadas, están identificadas y en la mira.

Últimas horas

Lucas Ariel Torres era un joven que pesaba fuerte en el oeste godoicruceño. En algunos rincones del Campo Papa “se la aguantaba” y no evidenciaba temor cuando tenía que enfrentarse a algunos personajes del sector.

Debido a esto, mantenía conflictos con los tres sospechosos, señalaron como “pichones” vinculados a diversos delitos. Estos conflictos personales terminaron trágicamente cuando Torres fue asesinado.

A los pocos días hubo allanamientos y atraparon a los primeros sospechosos. Luego, en abril, se hicieron otras medias en el Papa y en Los Toneles. Allí cayó el Negro.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.