access_time 17:08
|
8 de abril de 2021
|
|
No es la primera vez que lo acusan de matar

Atraparon a uno de los yernos de la Yaqui por asesinato

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1617908241497Portada%20Garrido.jpg
Patricio Garrido tiene 27 años. Lo atraparon en el barrio Los Toneles.

Se trata de Patricio Garrido, pareja de la hija mayor de la jefa narco. Lo acusaron de participar del crimen de un joven de 18 años en el Campo Papa de Godoy Cruz.

No es la primera vez que Patricio Emiliano Garrido es detenido por un asesinato en el oeste de Godoy Cruz.

Este joven de 27 años es conocido en el Campo Papa y barrios aledaños como el Negro. Pero no sólo llama la atención por su alias y su vinculación con bandas delictivas: es uno de los yernos de la jefa narco Sandra Jaquelina Vargas, la Yaqui. 

Ver también: Todas las causas contra la banda de la Yaqui terminaron en condena

Este jueves por la mañana, efectivos de la División Homicidios de Investigaciones atraparon otra vez a Garrido por un hecho de sangre fatal en el popular asentamiento godoicruceño.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo pidió su captura porque, de acuerdo con el expediente y el aporte clave de un testigo presencial, Garrido fue quien entregó el arma homicida en la escena a un menor apodado Bebo para que ejecutaran por la espalada a Lucas Ariel Torres el 17 de diciembre del año pasado durante la madrugada en el cruce de Ilia y Chapadmalal.

Durante el ataque perpetrado con una pistola calibre 9 mm, contaron fuentes del caso, también tuvo una participación otro sujeto llamado Emanuel Morales (24), conocido como Emita. 

Este último fue el primero en caer y ser imputado. El miércoles los efectivos dieron con el Bebo (17) y este jueves detuvieron al Negro Garrido, quien es la pareja de la hija mayor de Vargas, Silvina Gelvez.

Esta joven también fue una de las condenadas por integrar la organización criminal liderada por la Yaqui en el megajuico que se desarrolló en mayo del 2016 en los Tribunales federales. Y la Justicia provincial la condenó por falso testimonio y asociación ilícita, delitos que reconoció en un juicio abreviado. 

Ver también: Condenaron a la Yaqui a 15 años de prisión por ser la jefa de una banda narco

Con el trío tras las rejas, la fiscal notificó las imputaciones: homicidio con el concurso premeditado de dos o más personas agravado por el uso de arma de fuego. 

El Negro Garrido y Emita Morales arriesgan ir a juicio por jurado por su participación primaria en el hecho. De ser hallados culpables, la única pena que les corresponde es la de prisión perpetua.

El Bebo podría sentarse en ese banquillo al encontrarse sospechado de accionar la pistola calibre 9mm porque actuó con dos mayores de edad; aunque su situación podría cambiar debido a que todavía no cumple los 18.

Más allá de los tecnicismos, para los detectives, Lucas Torres era un joven que marcaba presencia en el barrio Campo Papa. “Se la aguantaba y no tenía problemas de irse a las manos”, detallaron fuentes de ese sector a este diario.

Esto lo llevaba a mantener conflictos con bandas de la zona, las que se sospechan integraban el Negro, Emita y el Bebo.

Esos problemas terminaron de la peor manera el 17 de diciembre a las 2.55 cerca del cruce de Ilia y Chapadmalal.

Los testigos dijeron que los presuntos autores se cruzaron con Torres y Garrido le pasó el arma al Emita para que dispare. No lo hizo. Luego, la pistola terminó en poder del Bebo, quien la accionó, al menos, dos veces (se encontraron un par de vainas servidas en la escena).

Uno de los proyectiles impactó en la espalda de la víctima. Y murió en el acto. Con el paso de los días, la fiscalía y los sabuesos de Investigaciones sumaron las pruebas y se desarrollaron varias medidas para atrapar a los sospechosos. 

El miércoles, por ejemplo, se desarrollaron siete allanamientos: cuatro en el Campo Papa y tres en el barrio Los Toneles. En la casa 2 de la manzana G, lograron el objetivo y sorprendieron a Garrido.

De acuerdo con los detectives, “venía siendo investigado por otros delitos, especialmente comercio de estupefacientes”, detallaron.

Viejo conocido

El Negro Garrido fue detenido a fines del 2012. Por aquellos días, era un joven conocido en el oeste de Godoy Cruz. Tenía base en el barrio La Estanzuela y lo mencionaban como uno de los angelitos de la Yaqui, el “ejército” de chicos que respondía a la jefa narco para posicionarse en el comercio de drogas y generar terror a sus rivales.

Lo detuvieron por el robo de una moto en el Parque San Vicente –a la víctima le dio un cachazo en la cabeza– y por el homicidio de Ricardo Sebastián López, el Mono, cometido el 10 de agosto del 2012 en la casa de sus primos, ubicada sobre calle Presidente Perón.

Los testigos lo habían marcado en la instrucción como uno de los dos sujetos que, abordo de una moto, comenzaron a disparar contra el Mono, pero en el debate oral cambiaron su versión y terminó absuelto luego que el fiscal Gonzalo Nazar no lo acusara durante los alegatos.

Ver también: Angelitos de la Yaqui: apartaron a un juez porque creen que no es imparcial

El juez Horacio Baez, que presidía el proceso en la antigua Cuarta Cámara del Crimen, sí lo halló culpable por el violento asalto y lo condenó a cinco años de cárcel. Garrido cumplió su pena en el penal de San Felipe y recibió varias veces la visita de su pareja.

Es más, una vez que recuperó la libertad, comentaron las fuentes consultadas, fue marcado como posible vendedor de drogas en la zona. Se instaló en una casa del barrio Los Toneles, donde tiene su casa la Yaqui, y fue mencionado en varios expedientes por hechos ocurridos en esa zona.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.