access_time 18:32
|
8 de septiembre de 2021
|
|
Se hizo pasar por magistrado

Condenaron al "juez" que actuó en un allanamiento trucho en Ciudad

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1631127128067Portada%20Riveros.jpg
Ex gendarme y arbolito, Juan Gregorio Riveros.

Se trata de un ex gendarme que integraba la presunta banda policial y penitenciaria que se llevó 3 millones de pesos de una constructora-financiera de calle Espejo. Recibió 5 años de cárcel.

El jueves 27 de agosto del año pasado, una banda organizada que contaba con un policía y un penitenciario -de acuerdo con la hipótesis de la Justicia– ingresó a una financiera-constructora de calle Espejo, Ciudad, y robó más de 3 millones de pesos, entre moneda local y extranjera utilizando una viejo modus operandi para simular un allanamiento: uno de los integrantes de la gavilla se comunicó telefónicamente con un falso juez para hacer creíble la medida a la víctima.

Pero todo terminó mal para los malvivientes y, con el paso de los días, tres sospechosos de perpetrar el golpe terminaron detenidos e imputados en la Unidad Fiscal de Delitos No Especializados.

Dos fueron identificados como José Carmona y Jorge De Giuseppe, un policía con pasado en Investigaciones y con destino en la Comisaría Cuarta, y un guardiacárcel que supo integrar la División Búsqueda de Prófugos, también de esa dirección. Estos dos están detenidos (con modalidad domiciliaria) y cerca de ir a juicio. El tercer implicado también fue acusado formalmente.

Se trata de quien hizo de juez y aportó cómo eran los movimientos y horarios en las oficinas que iban a ingresar en horas de la tarde.

Lo identificaron como el ex gendarme Juan Gregorio Riveros, el señalado “actor de reparto” que hizo de magistrado durante el cinematográfico hecho que, paradójicamente, quedó registrado por las cámaras de seguridad del lugar.

Ver también: Video: así actuó el policía en el allanamiento trucho en Ciudad

Este miércoles, Riveros admitió en un debate abreviado inicial la imputación en su contra y terminó condenado a cinco años de cárcel por extorsión.

La defensa de este hombre, nacido en San Juan el 4 de junio de 1963, pactó la pena con el fiscal Juan Manuel Sánchez, y el juez Gabriel Bragagnolo homologó el acuerdo.

Para los investigadores judiciales, que Riveros reconozca que participó en los hechos reconstruidos de acuerdo con análisis de cámaras, declaración de testigos y peritajes tecnológicos (de teléfonos celulares, por ejemplo) dejó la puerta abierta para una acusación contra Carmona y De Giuseppe cuando se desarrolle el debate contra estos dos imputados, quienes tienen detención domiciliaria.

La historia del hecho que involucra a personal policial y penitenciario a un civil tuvo su inicio el jueves 27 del 2020 pasadas las 13.

Tres hombres vestidos con uniforme de Investigaciones (el restante no ha sido identificado en la causa) ingresaron a la financiera y fingieron un allanamiento.

Nada parecía fuera de lugar, debido a que los hombres que ejecutaban la medida tenían credencial oficial y vestían chaleco, borcegos, gorra (quepi), arma reglamentaria, lentes oscuros y barbijos, tal como se observó luego cuando analizaron las cámaras de seguridad.

Ver también: Quién es quién en el caso del allanamiento trucho y el robo de $3 millones

Lo cierto es que, según describió el responsable del lugar cuando realizó la denuncia, horas después, uno de los actuantes tomó su celular y realizó una llamada.

La comunicación era con un "juez", le dijo a la víctima, para explicarle los alcances de la medida.

Sin embargo, se trataba de un engaño: la persona que estaba del otro lado del teléfono, tal como admitió durante el juicio abreviado de este miércoles, no era un magistrado federal sino un datero y hombre dedicado a la custodia de dinero en casas de compra y venta de dólares en el centro, el llamado “arbolito”.

En su rol de “juez”, Juan Gregorio Riveros le dijo a Carmona, sostiene la hipótesis fiscal, que debía secuestrar el dinero en efectivo que había en las oficinas.

Así tomaron 3 millones de pesos (parte en dólares). Una de las pruebas que analizó la Justicia para desarrollar una relación o conexión entre todos los personajes fue, justamente, el apellido del ex gendarme y arbolito.

La investigación sostiene que el policía Carmona le decía “Doctor Rivera”, es decir, cambiaba una o por una a el apellido real del hombre que contestó el llamado.

El último en ser detenido fue el penitenciario Jorge De Giuseppe. Tiene 39 años e integró la División Búsqueda de Prófugos de Investigaciones, el área de Investigaciones encargada de atrapar a los reos que escapan de las cárceles o violan las detenciones domiciliarias, por ejemplo.

La ubicación de su teléfono celular, además del estudio que realizaron policías de Robos y Hurtos de su contextura física, fue motivo suficiente para ordenar su detención. Los tres fueron acusados del delitos de extorsión.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.