access_time 18:19
|
21 de junio de 2022
|
|
Fiscalía de Homicidios

Condenaron al Clan Los Castillo por el crimen del venezolano y otros asaltos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1655844827059PORTADA%20condenados%20Castillo.jpg
El "Huevo" González, el "Negro" Ríos Castillo, Maxi Castillo, Walter Díaz y "Chicoco" Córdoba, los sentenciados.

Se trata de la gavilla que era liderada desde la cárcel por Marcelo el "Gringo" Ríos Castillo, quien cumple una prisión perpetua por un asesinato ocurrido en 2012. Cinco de sus miembros recibieron penas de entre 5 a 25 años de prisión.

La Justicia condenó este martes a cinco de los miembros del clan Los Castillo, el grupo delictivo con base en El Algarrobal y que desde hace años viene generando terror en Las Heras y sus alrededores. 

La audiencia que presidió el juez Federico Martínez tuvo como protagonistas a Marcelo Alejandro Ríos Castillo, alias el Gringo, quien cumple perpetua por el asesinato en un asalto del ladrillero Benito Yucra Calisaya, ocurrido en 2012; su hermano, Cristian Eduardo, apodado el Negro; su primo Maximiliano José Castillo González, alias el Gordo Maxi; Brandon Nahuel Huevo González; Walter Daniel Gordo Díaz y Fernando Agustín Córdoba Díaz, conocido como el Chicoco.

Ver también: Cómo actuaba la peligrosa banda de asaltantes acusada de matar y que lideraban desde el penal

Si bien la sesión tenía como finalidad tratar la prisión preventiva contra algunos de los imputados, el fiscal de Homicidios Carlos Torres y los defensores terminaron arreglando definir el acumulado de las causas en un juicio abreviado inicial.

El Huevo, el Gordo Maxi, el Negro y Díaz reconocieron su participación en diferentes asaltos, entre los que se encontraba el que terminó con el crimen del comerciante venezolano Jean Carlos Sosa, ultimado en su casa de la Cuarta Sección de Ciudad a comienzos de marzo.

Si bien los sospechosos del atraco que terminó con la vida del extranjero estaban acusados por homicidio criminis causa y arriesgan perpetua, un cambio de calificación les permitió esquivar un futuro juicio por jurado popular y la pena máxima. 

La condena más alta fue para González, quien pactó un castigo de 25 años de prisión por el delito de homicidio en ocasión de robo; Ríos Castillo y su primo acordaron una sentencia de 15 años de encierro como coautores y el Gordo Walter recibió una pena de 4 años de cárcel por ser partícipe secundario del hecho de sangre. 

Además, a estos últimos tres se les declaró la reincidencia porque tenían sentencias anteriores y deberán cumplir sus respectivas penas en su totalidad, sin la posibilidad de acceder a beneficios carcelarios. 

Por su parte, Córdoba Díaz quedó en libertad después de ser condenado a tres años de prisión en suspenso por un robo agravado por el uso de arma y el Gringo no pudo seguir participando de la audiencia porque tuvo problemas de conexión en la videoconferencia desde el penal de Almafuerte.

En tanto, no estuvieron presentes el Claudio Guillermo Oso Vargas y Matías Rodrigo Wachín Baigorria, sindicados de perpetrar otros asaltos con la organización, ya que sus defensores no llegaron a un acuerdo con la Fiscalía. 

Lo cierto es que el magistrado, del Juzgado Penal Colegiado Nº 1, homologó los pactos entre las partes y dictó las sentencias a los cinco imputados en la audiencia que finalizó a las 17.33.

Los hechos

La pesquisa señala que la banda consumó una serie de hechos de inseguridad entre diciembre de 2021 y enero de este año, que estuvieron comandados por el Gringo Ríos Castillo.

El pasado 13 de diciembre, este reo se comunicó con un hombre que ofrecía cajas navideñas a través de la citada red social. Le dijo llamarse Eutimio y se mostró interesado en los productos.

Luego, volvió a llamarlo para cerrar el acuerdo y pactaron encontrarse en calle Aristóbulo del Valle al 6000, donde la víctima llegó en su auto y fue asaltada por dos delincuentes.

Para la instrucción, se trataba del Gordo Maxi y el Chicoco, quienes amenazaron al hombre con un arma, lo golpearon y le robaron su auto, celulares, dinero, las cajas navideñas y otras pertenencias de valor.

De la investigación surge que el clan volvió a actuar dos días después bajo el mismo modus operandi. En esa ocasión engañaron a un hombre que vendía un televisor en Marketplace.

Del mismo modo, lo citaron a calles Lavalle y San Esteban, donde sospechan que fue atacado por el Wachín y el Chicoco, y uno de ellos le disparó en una pierna a la víctima y se llevaron el auto con diversos elementos en el interior.

El 12 de enero, ya con el Negro Ríos Castillo en las calles, quien hacía pocos días había salido de prisión, la gavilla perpetró otro asalto, de acuerdo con la información plasmada en la causa.

Los detectives aseguran que, bajo las órdenes de su hermano, y en compañía del Oso Vargas y su primo el Gordo Maxi, perpetraron un violento robo en el callejón Sardi del distrito lasherino.

En ese lugar citaron a un usuario de Facebook que tenía a la venta una camioneta. El hombre llegó junto a su pareja y su hijo menor de edad, pero se vieron sorprendidos por los malvivientes que los abordaron con armas y se subieron al rodado.

Acto seguido, obligaron al conductor a circular algunos metros y lo hicieron descender junto a sus familiares, para tomar ellos el control de la Toyota Hilux SRV y darse a la fuga con diversas pertenencias de valor.

Por otro lado, el 28 de febrero por la noche el grupo de malvivientes asaltó a un hombre en la puerta de su casa de calle Vélez Sarsfield, en Las Heras, cerca del límite con Ciudad.

Ver también: La increíble historia de cómo cayó el primer acusado de matar al joven venezolano

En ese caso están sindicados como autores el Gordo Maxi y el Huevo González, quienes habrían sustraído a la víctima una camioneta Volkswagen Amarok blanca.

La seguidilla de hechos delictivos terminó con un trágico desenlace dos días después, cuando fue asesinado Jean Carlos Sosa durante la noche del martes 2 de marzo.

En esa oportunidad, el comerciante venezolano estaba llegando a su casa de calle Chenaut junto a su pareja y su hijito.

La mujer y el niño subieron al departamento, ubicado en un primer piso, y Sosa se quedó abajo para guardar su Ford Focus blanco en el garage del edificio.

En momentos en que corría una moto para hacer lugar, la víctima advirtió que dos sujetos se subieron a su auto, que estaba en marcha y con la llave puesta. Ante eso, se colgó de la ventanilla del lado del acompañante para evitar el robo y consiguió sacar a uno de los maleantes.

Allí se produjo un forcejeo, en el que Sosa sufrió el disparo de un arma de fuego en el abdomen, herida que le provocó la muerte horas después en el Hospital Central.

En ese caso, la investigación apunta al Negro Ríos Castillo y al Huevo como los dos sujetos que abordaron a la víctima, quedando señalado este último como autor del disparo. Mientras que el Maxi Castillo y el Gordo Walter habrían actuado como apoyo en las inmediaciones a bordo de otro vehículo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.