access_time 21:17
|
7 de marzo de 2022
|
|
En el oeste de Godoy Cruz

La increíble historia de cómo cayó el primer acusado de matar al joven venezolano

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1646698532127Portada%20Castillo.jpg
El sospechoso atrapado este lunes en Villa del Parque. Se reserva su identidad.

Este lunes por la noche, Investigaciones atrapó al primer sospechoso -de un total de tres– de haber asesinado la semana pasada al comerciante durante una entradera en Ciudad.

No fue un robo al voleo. Los autores del crimen durante un asalto del comerciante venezolano Jean Carlos Sosa en la puerta de su casa de calle Chenaut, de Ciudad, operaban en la zona robando autos de alta gama desde hacía semanas.

Este lunes por la noche, después de un minucioso rastrillaje, uno de los sospechosos, de 23 años, fue capturado en el oeste de Godoy Cruz y en las próximas horas será imputado por homicidio criminis causa.

La investigación sostiene que a la víctima le robaron su Ford Focus blanco dos malvivientes y escaparon con la ayuda de un cómplice que les marcaba el camino con otro vehículo, un Peugeot 308 que quedó registrado por las cámaras de seguridad de la zona, tal como publicó El Sol a las pocas horas del hecho de inseguridad que conmocionó a la provincia.

Ver también: Crimen del venezolano: descubrieron que los dos asaltantes no actuaron solos

Lo cierto es que, 72 horas después del ataque ocurrido el martes 2 de este mes a las 21.30, los detectives de las divisiones Homicidios y Sustracción Automotores, que trabajaron en conjunto a las órdenes del fiscal Carlos Torres, identificaron a tres sospechosos de cometer el hecho, cada uno con un rol determinado dentro de la organización.

Fue gracias a la memoria de un investigador del Ministerio Público de Capital, quien se comunicó con el fiscal Torres y le dijo que buscaran el robo en esa zona de una camioneta VW Amarok un par de días antes del homicidio de Sosa.

Los sabuesos encontraron al dueño del rodado, quien no había aportado demasiados detalles en la denuncia, y el vehículo que fue recuperado durante el fin de semana en el distrito Tres de Mayo, en Lavalle.

Gracias a ese secuestro en tiempo récord, Policía Científica trabajó sobre los rastros dactilares que quedaron impregnados y también sobre las cámaras de seguridad del domicilio del propietario de la camioneta.

Así fue como descubrieron que el mismo Peugeot 308 que fue detectado en la escena del asesinato del joven venezolano también se encontraba como vehículo de apoyo para la llegada y huida de los malvivientes cuando sustrajeron la Amarok.

Es más, el Peugeot está a nombre de la pareja de uno de los sospechosos, completa la investigación.

Por eso, los pesquisas descartaron desde un principio “el robo al voleo” y apuntaron a una banda dedicada a sustraer rodados para ocultarlos en la zona de El Algarrobal o Lavalle y luego trasladarlos “enteros” o “en partes” hasta la vecina provincia de San Juan.

Este lunes por la noche, después de varias pistas a seguir, los efectivos de Investigaciones atraparon a uno de los sospechosos, vinculado a una reconocida familia con pasado delictivo en El Algarrobal: los Castillo.

Se ocultaba en un domicilio del oeste de Godoy Cruz. Fuentes del caso pidieron reserva porque las medidas iban a continuar en las próximas horas.

“Los tenemos identificados y están escondidos. Estamos confiados en que van a caer todos”, confió una fuente del caso a El Sol.

El caso

Jean Carlos Sosa sufrió una entradera la noche del martes 2, cuando llegaba a su domicilio en su Ford Focus blanco, con su mujer y su pequeño hijo de 2 años. Habían pasado algunas horas entrenando en un gimnasio cercano.

El comerciante de 26 años –tenía un mercadito en calle España, de Ciudad– dejó el auto encendido en la puerta de su casa y abrió el portón del garaje para guardarlo.

Ver también: Quién era el venezolano que delincuentes mataron en la Cuarta Sección

Cuando su pareja y su hijo ya se encontraban en la casa, entraron en escena dos malvivientes que se subieron al vehículo para robarlo. La víctima ofreció resistencia y se colgó de la ventanilla del auto. Buscaba evitar el robo. Sin embargo, recibió un balazo en tórax.

Le dispararon con un revólver calibre 22 largo –es la hipótesis principal, debido al plomo que recuperaron durante la necropsia y porque no había vainas servidas en el teatro del hecho– y escaparon. Uno lo hizo en el auto y el otro corriendo.

El tercer partícipe del hecho de inseguridad, que estaba al mando del Peugeot 308, huyó en la misma dirección que el Focus y se perdieron de vista.

Un día después, a las 6.30, Sosa falleció en el Hospital Central. Esa misma jornada, en horas de la noche, los investigadores hallaron su auto totalmente quemado en Guaymallén.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.