El Gobierno provincial recurrió a una inédita herramienta para financiar la ampliación del Metrotranvía, que realizará a través de la emisión de “bonos verdes” por $8.070 millones, de acuerdo con el decreto 44, publicado este miércoles en el Boletín Oficial.

La primera emisión mundial de bonos verdes tuvo lugar en 2007 por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Doce años después, la Comisión Nacional de Valores (CNV) lanzó el Panel de Bonos SVS (Sociales, Verdes y Sustentables) y se sumó al mercado de las finanzas sustentables. Aunque todavía representan un porcentaje minoritario de la operatoria total, los bonos verdes vienen creciendo sostenidamente desde ese momento.

Tras esta autorización del gobernador Rodolfo Suarez se iniciará un proceso para que los ministerios del Interior y de Economía de la Nación aprueben la operativa.

Los bonos por $8.070 millones, actualizables al Índice de Costo de Construcción de Gran Mendoza, se destinarán al financiamiento de la etapa III y IV del Metrotranvía, que hacia el sur llegará hasta Luján de Cuyo, y hacia el norte, al Aeropuerto El Plumerillo.

Esto es un hito en la historia del financiamiento para las provincias“, destacó el ministro de Hacienda y Finanzas, Víctor Fayad, quien agregó: “Consideramos a este tipo de financiamiento una evolución, ya que esta Provincia, hasta el 2015, mal utilizaba el financiamiento para gastos corrientes y nosotros hace siete años que lo utilizamos para financiar este tipo de obras”. 

De esta manera, Mendoza “será una de las primeras en emitir este tipo de bonos en el que los fondos se aplicarán exclusivamente para financiar proyectos verdes elegibles que estén alineados con los Green Bond Principles (GBP)”.

Esto significa que los recursos deben emplearse para financiar proyectos o actividades con fines verdes y/o sociales. “Plantea un proceso de evaluación y selección de los proyectos específico, buscan asegurar la trazabilidad y transparencia en el uso de los fondos y la realización de informes anuales”, explicó el Ejecutivo.

“Este proyecto es amigable con el medio ambiente, tiene un enorme impacto social. Por eso podemos apuntar a la emisión de Bonos Verdes, que tienen la particularidad de que nos permiten acceder a distintos tipos de inversores que tienen entre sus objetivos de inversión proyectos de estas características. Esto ayuda a conseguir financiamiento en mejores condiciones de plazo y de tasa”, señaló el ministro.

Beneficios de los Bonos Verdes

Los “bonos verdes” son “cualquier tipo de bono en el que los fondos se aplicarán exclusivamente para financiar o re-financiar, en parte o en su totalidad, Proyectos Verdes elegibles, ya sean nuevos y/o existentes”.

Deben estar alineados con los cuatro componentes principales de los Principios de Bonos Verdes (“GBP”, por sus siglas en inglés): uso de los fondos, proceso de evaluación y selección de proyectos, gestión de los fondos y publicación de informes.

Financieramente, son estructurados de manera similar a los Valores Negociables tradicionales, con características equivalentes en términos de calificaciones y procesos de estructuración.

Se trata de instrumentos que pueden otorgar retornos similares a un instrumento de deuda común, pero la diferencia radica en que el uso de los recursos obtenidos será destinado exclusivamente a financiar o refinanciar actividades o proyectos sociales, verdes o sustentables, pudiendo estar garantizado por instituciones dedicadas exclusivamente a evaluar la transparencia de este tipo de proyectos.

Entre las categorías elegibles de proyectos verdes, figura el “transporte limpio”. Este es el caso de la iniciativa del gobierno mendocino, que busca financiamiento para la ampliación del Metrotranvía.

Beneficios para los emisores:

  • Proporcionan una fuente adicional de financiamiento sustentable.
  • Permiten mayor sincronización de la durabilidad de los instrumentos con la vida del proyecto.
  • Al aprovechar la creciente demanda de desarrollo sostenible, contribuyen a la diversificación de los inversores y atraen capital a largo plazo.
  • Mejoran su reputación.
  • Al atraer a la creciente demanda de los inversores, pueden generar una alta suscripción y beneficios de fijación de precios.

Beneficios para los inversores:

  • Permiten obtener retornos financieros comparables con los del track convencional, con la adición de beneficios ambientales y/o sociales.
  • Contribuyen a la adaptación climática nacional, a la seguridad alimentaria, a la salud pública y al abastecimiento energético, entre otros.
  • Posibilitan la satisfacción de los requisitos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG, Ambiental, Social y de Gobierno Corporativo (en inglés: environmental, social & governance, ESG) de sus mandatos de inversión sostenible.