Novas explicó que en esa región rocosa “que está repleta de fósiles de 70 millones de años” se encontró, antes de los fósiles del puertasaurus, los de otro dinosaurio pequeño llamado talenkauen santacrucensis. El paleontólogo señaló que el puertasaurus reuili era un animal cuadrúpedo, herbívoro, de 35 a 40 metros de largo, con un tórax de cinco metros de ancho y un peso de 80 a 100 toneladas. El investigador graficó que en el tórax del puertasaurus “entraba el tamaño de un elefante” y agregó que la vértebra hallada mide 1,68 metros de ancho, a diferencia de la del argentinosaurius, que mide 1,26 metros. Novas señaló que ese dinosaurio es pariente de los titanosaurios, que habitaron hace millones de año las provincias de Río Negro y Neuquén.

        El paleontólogo afirmó que el “puertasaurus es, al menos, tan grande como el argentinosaurius” e insistió en que su antigüedad es “cercana a los 70 millones de años”. Novas explicó que la vértebra del puertasaurus reuili cuando fue encontrada tenía seis metros de roca por encima y en la roca “se veía como una rueda de tamaño gigante”. Acotó que los fósiles de ese ejemplar que pesaban “cerca de 500 kilos” fueron arrastrados desde la montaña rocosa en chapas que fueron trasladadas por el personal de la expedición hasta un camión, que los llevó hacia el museo de Ciencias Naturales Los restos del dinosaurio fueron avistados por primera vez por el integrante de la expedición Pablo Puerta y en honor a él fue bautizado “puertasaurus”.

      En tanto, Santiago Reuili –a quien corresponde el segundo término del nombre del saurio– fue quien rescató de las rocas las vértebras del dinosaurio.