La Princesa Ana estuvo en Malvinas el pasado viernes.

El ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina rechazó la visita oficial de la Princesa Ana de la Casa Real Británica en las Islas Malvinas, donde colocó una ofrenda floral en un monumento conmemorativo de la guerra de 1982.

La cancillería argentina emitió un comunicado rechazando la visita de la Princesa Ana e instando al Reino Unido a volver a la mesa de negociaciones por la soberanía de las Islas.

“Argentina rechaza las actividades oficiales de la Princesa Ana, de la Casa real británica, en las Islas Malvinas. La actividad se da en ejercicio de la ocupación ilegal británica en las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes” comienza dicho comunicado.

“Nuestro país llama, una vez más, al Reino Unido a retomar las negociaciones bilaterales en cumplimiento de la resolución 2065 y demás resoluciones de la Asamblea General y su Comité Especial de Descolonización. Es hora que el Reino Unido cumpla con el mandato de la comunidad internacional y ponga fin a la anacrónica situación colonial en esos archipiélagos, que son parte integrante de la República Argentina”, finaliza el mensaje oficial.

Ver también: Aumenta el salario mínimo, vital y móvil: en cuánto quedará

A principios de noviembre, Argentina conmemoró el 40 aniversario de la resolución 7/9 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que instó a la Argentina y al Reino Unido a reanudar las negociaciones diplomáticas por la soberanía de las Islas Malvinas.

Por otra parte, la resolución 2065 fue firmada en 1965, y fue la primera en aplicarse luego de la trágica guerra de 1982. Esta resolución establece que el enfrentamiento armado no modifica el legítimo reclamo de descolonización de los territorios en disputa, como también de sus aguas circundantes.

En el punto uno de ese documento, la ONU les pide a los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte que “reanuden las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica a la disputa de soberanía sobre dichas islas”.