Está bien que la gente descanse y se tome el fin de semana libre, pero hay cosas que, por necesidad, deben seguir funcionando. Eso no pasa con la línea 0800-2222999 de asistencia a la comunidad, la que recibe, entre otras problemáticas, las denuncias de las víctimas de delitos que necesitan algún tipo de ayuda. “El teléfono está desconectado a pedido del cliente” es lo único que escuchará si intenta llamar durante el fin de semana. O sea que le quedan dos opciones: ser víctima sólo de lunes a sábado o pedirle ayuda a alguien más, porque el número de asistencia a la comunidad descansa los domingos.