Este miércoles de desarrolló una audiencia importante en el Consejo de la Magistratura por el caso Bentogate, que tiene al titular del Juzgado Federal N°1 de la provincia procesado cómo líder de una banda que cobraba coimas para sacar presos de la cárcel.

Los testigos fueron desfilando por videoconferencia y las preguntas de las partes no se hicieron esperar. Pero no todos lograron interrogar: el abogado del juez Walter Bento, Mariano Cúneo Libarona, no activaba el micrófono de su computadora y todos se quedaban esperando. Se lo veía ofuscado porque no podía acceder al dispositivo.

Lo cierto es que Pablo Tonelli, del citado consejo, se cansó de darle oportunidades al letrado y pasó la palabra a otras personas varias veces. Amigarse con la tecnología no le hace mal a nadie…