Imagen ilustrativa.

Un niño de 12 años quedó con muerte cerebral después de recibir un disparo en la cabeza la madrugada de este domingo en su casa de Guaymallén.

La víctima quedó internada en el Hospital Central, donde médicos confirmaron que perdió masa encefálica, indicaron fuentes allegadas al caso.

Por el hecho fue detenido un joven, de 18 años, quien sería familiar del menor y aseguró a los detectives que se accionó el arma de manera accidental.

Al sospechoso se le secuestró una pistola calibre 9 milímetros y quedó a disposición de la fiscal de Homicidios Andrea Lazo, quien aguarda por el resultado de una serie de medidas para definir su situación procesal.

El hecho ocurrió alrededor de las 3.40 cuando el joven se encontraba junto a la víctima y otro chico, de 11 años, en un domicilio de calle Pacheco al 8800.

Al parecer, estaba manipulando el arma de fuego y efectuó un disparo que le impactó al niño en la zona occipital izquierda del cráneo, por lo que dieron aviso a la línea de emergencias 911.

Personal policial se trasladó a la escena y trasladó al pequeño al microhospital Puente de Hierro, donde confirmaron la gravedad de la herida de bala.

Ante eso, lo derivaron al citado centro asistencial de Ciudad, para recibir la atención correspondiente. Allí permanecía alojado pasadas las 11 de este domingo y su estado era crítico.

Por su parte, el acusado fue detenido por los efectivos y quedó alojado en una dependencia de la zona.