En agosto, el ministro de Seguridad Raúl Levrino salió con los tapones de punta por las deserciones que tuvo en dos licitaciones para adquirir móviles policiales y culpó al Gobierno nacional por la incertidumbre macroeconómica. Es por eso que la cartera se vio obligada a buscar alternativas para efectivizar la compra antes de fin de año.

Con este panorama de crisis reinante y la falta de precios, la Municipalidad de Capital desplegó una estrategia que le permitió al intendente Ulpiano Suarez comprar móviles para preventores en dos oportunidades. En mayo la comuna presentó diez unidades para el cuerpo de prevención ciudadana y esta semana que pasó se sumaron diez autos más y 14 motos. Con esto, la flota de la Ciudad llegó a 74 unidades destinadas a la prevención de delitos. Además, contrataron a 22 preventores más.

Ver también: El Gobierno de Rodolfo Suarez no puede equipar a la Policía y culpó a la Nación

“Las licitaciones las hicimos en dos veces porque estuvieron atadas a los recursos que íbamos teniendo. Esta vez tuvo una particularidad y trabajamos previamente con los potenciales proveedores para hacer el estudio de mercado y planteo estratégico”, explicó el intendente capitalino.

Teniendo en cuenta la poca disponibilidad de opciones que había de las unidades, se trabajó previamente con los proveedores. En base a eso se hizo una modificación en el pliego particular para ofrecer una “licitación a la inversa”. Esto es, que cada proveedor presentara todo lo que tenía con alternativas, modelos y colores, adjudicando a varios y no a uno solo.

Pero además, la cotización se realizó en dólares para que el oferente no tuviera problemas cuando se adjudica, según explicaron desde la comuna.

“Modificamos la cláusula del pliego para dar tranquilidad dentro del procedimiento. Una de ellas es que podían cotizar en dólares, si bien el pago es en moneda local, se iba a rever la cotización en el momento exacto de la entrega. Eso daba tranquilidad porque en el momento inflacionario en que estamos permitía que la mercadería no esté sujeta a la inflación, sino al movimiento del dólar”, añadieron desde el municipio.

Otro tema fue la cantidad de vehículos que cada proveedor tenía o los colores que no se los traían de fábrica, es por eso que se abrió la cotización a los colores que podían cumplir. Asimismo, se les permitió cotizar el plazo de entrega, el inicial era de 15 días, cada uno tenía libertad a 30, 60, o 120 días, según la disponibilidad que tenían, añadieron desde la comuna.

La situación en el Gran Mendoza

El problema macroeconómico del que se quejó el Ministerio de Seguridad no es ajeno al resto de los municipios. La Municipalidad de Guaymallén también ha encontrado trabas a la hora de adquirir movilidad.

En ese municipio no hay preventores, pero sí agentes de tránsito y para ellos se compraron unas camionetas Amarok en 2018.

“Todo lo que sea licitación de vehículos es muy complicado. Este año tuvimos que demorar la de camiones porque no había. Finalmente, compramos 8, pero después llamamos a licitación para completarlos. También compramos dos Iveco y dos de prensa”, explicó el intendente Marcelino Iglesias.

Para Guaymallén, entre los principales problemas está la falta de precios y las licitaciones que quedan desiertas. “Desistimos de comprar camionetas porque no conseguimos hace un año y medio, por eso adquirimos Kangoo”, añadió Iglesias.

Del lado de la comuna peronista de Maipú tampoco tienen cuerpo de preventores, sólo un plantel de agentes viales. El director general de Intendencia, Luis Novillo, explicó que tienen previsto licitar la compra de 25 motos para las zonas céntricas y en este momento se están elaborando los pliegos.

“En otras áreas, como Servicios Públicos, hemos tenido problemas porque no hay stock y no están entregando”, explicó el funcionario, que al mismo tiempo pasó factura al Ejecutivo provincial porque no le envían efectivos policiales.

En el caso de Godoy Cruz, que tampoco tiene cuerpo de prevención, la comuna -que comanda Tadeo García Zalazar- tiene otra particularidad y es que só7lo compran vehículos eléctricos o híbridos.

“La pandemia nos retrasó, después el contexto económico nos impedía conseguir unidades de vehículos eléctricos porque estaban en falta. Fuimos estirando los plazos, nuestro caso es especial porque el auto eléctrico tiene otro costo y no hay producción en masa. Estamos buscando alternativas”, explicaron desde el municipio godoicruceño.

En tanto, en Las Heras, que es otro de los municipios que tiene cuerpo de preventores, informaron que a principio de año se adquirieron 3 móviles. En base al presupuesto 2023 se definirán nuevas compras, pero desde la comuna de Marcelo Orozco afirmaron que no están exentos de los problemas que aquejan a todo el país por la situación macroeconómica.

Por último, en Luján de Cuyo, donde sólo están abocados al servicio vial, renovaron toda la flota en el 2020. En esa renovación se compró lo que se conoce como el “equipo muleto” (20% de equipos de reserva que entran en fase operativa cuando los demás se llevan a mantenimiento o fallan).

Durante este año se adquirió solamente equipamiento de señalización y grúas, y también hubo trabas para adquirir camiones. “Hay problemas por las importaciones porque muchos componentes de la industria automotriz vienen de Chile y tienen cupos de importación”, explicaron desde el municipio manejado por Sebastián Bragagnolo (PRO).