Las diferencias internas del Frente de Todos complica el plan de eliminar las elecciones PASO del 2023. Legisladores pertenecientes a organizaciones sociales se muestran en contra del proyecto y al oficialismo no le alcanzarían los votos en el Congreso.

De cara a los comicios del año próximo, algunos dirigentes peronistas, especialmente gobernadores, le pidieron al presidente Alberto Fernández que elimine las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Sin embargo, otros integrantes del partido le advirtieron que no acompañarán esa modificación.

“No tenemos los votos. Es en vano meterse en una discusión que ya está perdida antes de arrancar”, señalaron desde Casa Rosada respecto a la derogación de esta instancia electoral, ante la falta de apoyo de los movimientos sociales y de la Confederación General del Trabajo (CGT).

“No estamos de acuerdo con derogarlas. Creemos en la competencia interna. Somos hijos de las PASO”, dijo al diaro Clarín uno de los líderes del Movimiento Evita, que cuenta con dos diputados nacionales.

También rechazaron esta idea los dos legisladores referenciados en la Corriente Clasista y Combativa. “No vamos a apoyar ese proyecto porque no se pueden cambiar las reglas de juego electorales tan cerca. Se puede empezar a discutir para 2025″, indicaron desde la organización al mismo medio.

Otra de las organizaciones que tampoco acompañaría el proyecto es Barrios de Pie. “Creemos que para fortalecer el frente hay que ampliar el debate interno, construir una pluralidad y una renovación de las opciones políticas”, declaró Daniel Menéndez, coordinador nacional de dicho movimiento. Tampoco tendrán el voto de Marcelo Casaretto, legislador nacional por Entre Ríos.

Así, el Frente de Todos (FdT) contaría en total con 120 votos (los propios más los cinco del interbloque de Provincias Unidas, uno del Movimiento Popular Neuquino y tres de Córdoba Federal). Pero necesita 129 para alcanzar la mayoría absoluta.

Presentarán un proyecto

El interbloque Provincias Unidas anticipó la posibilidad de presentar un proyecto de ley para eliminar las PASO en los próximos días. Su líder, el diputado Luis Di Giácomo, indicó que trabajan en la elaboración de esa iniciativa.

El rionegrino precisó que el tema “hay que resolverlo este año”, teniendo en cuenta que el próximo proceso electoral se iniciará en los primeros meses de 2023. “Le estamos pagando desde el Estado el juego a muy pocos. Nosotros estamos elaborando un proyecto para que sean suspendidas o eliminadas”, expresó a Diputados TV.

En ese sentido, precisó: “Hemos eliminado las PASO en nuestra provincia porque no han cumplido su función en ningún momento ni las ha utilizado prácticamente nadie. Lo hemos hecho hace cuatro años, cuando yo era ministro de Gobierno. Estamos de acuerdo con eliminarlas, vemos que en el país pasa lo mismo”.

Sin embargo, hasta que no haya una señal concreta de los líderes de la coalición de Gobierno, sobreviven algunas expresiones internas que relativizan la necesidad de suspender las PASO. Tampoco están convencidos algunos de los referentes de movimientos sociales, y prevalece la indefinición entre los más fieles al pensamiento de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La postura de la oposición

Desde el sector opositor, Juntos por el Cambio ya manifestó su rechazo y acusó al kirchnerismo de querer cambiar las reglas del juego. “Si no hay PASO, olvídense del Presupuesto”, dijeron desde ese espacio tras la presentación de ese proyecto en el Congreso y la exposición del ministro de Economía, Sergio Massa.

Mario Negri, jefe del bloque radical en Diputados, en diálogo con radio Con Vos aseguró: “Intentar avanzar siempre es una posibilidad en el kirchnerismo, porque en definitiva la ley para ellos es un insumo, merchandising: la usan si es necesario, la violan si es necesario“.

“Estaba cantado. Aliados del kirchnerismo presentarán un proyecto para eliminar las PASO. Para el oficialismo nacional y sus amigos de siempre el derecho de los ciudadanos a elegir a quienes serán candidatos es sólo un insumo. Martingalas de los que le temen a la voz del pueblo”, escribió en redes sociales.

El “poroteo”

El Frente de Todos ya hace números para ver si es posible la aprobación de un proyecto en ese sentido debido a que su aval requiere los votos de la mitad más uno de los integrantes de la Cámara (129 sobre 257), por tratarse de una reforma de carácter electoral.

Los oficialistas más optimistas, que confían en conseguir un alineamiento uniforme puertas hacia adentro más allá de la falta de apoyo de los movimientos sociales, hablan de entre 126 y 127 diputados acompañando la sanción del proyecto.

Con esos números, al oficialismo le quedaría buscar tres votos –y número para el quórum- entre los dos representantes de Ser Energía para Renovar (un sindicalista con orígenes en el FdT y un riojano que supo ser parte del interbloque Cambiemos); y tres de los cuatro libertarios que integran la Cámara.

Al FdT sólo le queda ese margen para buscar acompañamientos, ya que los otros 126 diputados que integran la Cámara se expresaron verbalmente en contra del proyecto: los 116 de JxC; los cuatro de la Izquierda; los tres de Identidad Bonaerense; los dos del socialismo y el libertario José Luis Espert.