El ajustado triunfo de Lula en Brasil y la retirada sin pena ni gloria de Hugo Moyano de Independiente fueron hitos que tuvieron amplia repercusión en la política argentina, fundamentalmente entre dirigentes del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio.

Pese a las abismales diferencias entre la jornada electoral en el vecino país y los comicios en el club de Avellaneda, ambos resultados generaron sensaciones y sentimientos encontrados en las principales fuerzas políticas nacionales.

El kirchnerismo pasó del fervor por una eventual victoria de Lula ante Jair Bolsonaro en primera vuelta, a la indiferencia y un sugestivo silencio por el resultado ajustado que postergó la definición para el 30 de octubre, cuando Brasil vuelva a las urnas para el balotaje.

Un arrollador triunfo de Lula, como pronosticaban algunas encuestas, hubiese servido como disparador para que las banderas de “Cristina Candidata” comenzaran a desplegarse este domingo por la noche. Nada de eso ocurrió. Por eso, el entusiasmo que unía a “Lula Presidente” con el operativo clamor por “Cristina 2023″ se fue enfriando cuando empezaron a aparecer los primeros datos oficiales.

Cristina Kirchner siguió desde Buenos Aires las alternativas de las elecciones brasileñas, pero no publicó ninguna declaración sobre el resultado. Sí lo hizo Alberto Fernández: “Felicito a mi querido Lula por su triunfo en primera vuelta y hago llegar mi sincero respeto al pueblo de Brasil por su profunda expresión democrática”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter, y compartió una foto suya dándose la mano con el candidato brasilero.

También se expresaron los ministros Gabriel Katopodis (Obras Públicas), Daniel Filmus (Ciencia, Tecnología), Jorge Taiana (Defensa) y Jorge Ferraresi (Desarrollo Territorial). Desde el kirchnerismo, el único dirigente de peso que hizo mención a las elecciones brasileñas fue Axel Kicillof, quien publicó una foto de él con Lula y la frase: “Felicitaciones al pueblo de Brasil por la jornada democrática”.

En la vereda de enfrente, Juntos por el Cambio estuvo pendiente de lo que pasó en la parte roja de Avellaneda. El fin de la era de Hugo Moyano después de ocho años ininterrumpidos y el desembarco del macrismo en Independiente fue celebrado por la oposición.

Unidad Independiente ganó por más del 72% de los votos. Fabián Doman, el nuevo presidente, estuvo rodeado -entre otros- por Néstor Grindetti, intendente de Lanús y referente de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires, y por el diputado nacional Cristian Ritondo, que será ahora representante de los socios.

La precandidata presidencial Patricia Bullrich se expresó en Twitter apenas conocido el resultado. “Se terminan la patota y la mafia en Independiente, y eso que no pude votar porque Moyano me expulsó. Las nuevas autoridades reconstruirán el club; nosotros, el país”, escribió la presidenta del Pro.

También Alfredo Cornejo celebró la salida de Moyano. “El cambio de época se empieza a sentir en las urnas. Hoy fue en Independiente. Es nuestra responsabilidad seguir construyendo a lo largo y a lo ancho del país grandes mayorías que derroten a los patoteros, los mentirosos y los ladrones”, dijo el senador nacional mendocino.

“Nunca creí que me iba a alegrar por Independiente, pero estoy muy contento con el resultado de las elecciones de ayer. Felicitaciones a Fabián Doman, Cristian Ritondo, Néstor Grindetti, Juan Marconi y todo el equipo, muy contento por ustedes, les deseo casi todos los éxitos”, escribió en su cuenta en la red social Twitter el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, confeso hincha de Racing Club.

Por su parte, la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, retuiteó un posteo de Ritondo con un mensaje también contrario a Moyano, quien condujo la institución en los últimos ocho años: “Vamos a terminar con cada uno de los negocios de las mafias sindicales. La Argentina de las patotas se termina en 2023“, sostuvo la actual diputada nacional.