BUENOS AIRES. Lanús sufrió anoche una dura derrota como local ante Pachuca de México por 3 a 0 en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana. La revancha será el 31 de este mes, en tierras mexicanas. El Granate comenzó más enchufado. A partir de los que generaba Santiago Biglieri, los Granates querían sacar ventajas. Diego Lagos tuvo el gol, pero su remate salió desviado cuando el arquero Miguel Calero salió en falso. Luego, cuando entró en juego, el equipo mexicano empezó a controlar más la pelota.

    Un pelotazo de López dejó solo a Chivita (partió en off side), quien habilitó a Cacho ante la fallida salida de Bossio. Fue el 1 a 0 inesperado para todo el público local. En el complemento, Lanús salió con todo a buscar el empate, pero dejó muchos espacios en la última línea cada vez que iba hacia adelante. El arquero del equipo mexicano, en un par de oportunidades, sacó pelotas clave. El Granate intentó de todas formas, por arriba, por abajo, desde lejos.

    Pero por falta de puntería y por mérito del arquero Calero, todo seguía igual. Pachuca, de contra, avisaba que en cualquier instante definía el encuentro. Y fue así nomás, porque a los 34 minutos, con una contra letal, el ex Boca Juniors e Independiente Cristian Giménez metió el segundo para los mexicanos. Sobre el final, otra vez Cacho se anotó en la red con un toque por encima de Bossio. Así, el equipo mexicano sacó una tranquilizadora diferencia que los deja en la puerta de las semifinales de la Sudamericana.