access_time 21:46
|
11 de junio de 2020
|
|
Investigación

Crimen en el “bulo”: la acusada había trabajado en el lugar

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1591920939553Portada%20Camilita%20arma.jpg
La "Camilita", única acusada, con una pistola similar a la utilizada en el hecho (se pixela el rostro porque va a rueda de personas).

Así surge de las declaraciones que apuntaron contra Camila Ibarra como la planificadora del atraco donde fue asesinado Marcos Figueroa (45). Posaba con el arma que habrían utilizado para matar.

Fue hace casi dos semanas que un grupo de menores irrumpió en un departamento céntrico destinado al trabajo sexual para robar.

Iban en busca de la recaudación del fin de semana, pero el señalado proxeneta del lugar, Marcos David Figueroa, intentó frenar el accionar delictivo y capturar a uno de los malvivientes mientras huían y terminó asesinado de un balazo en la cabeza.

Ver también: Crimen en un asalto en Ciudad: "No sabía que llevaban armas"

Los adolescentes habían obtenido el dato sobre el posible botín en el departamento interno de Patricias Mendocinas casi Colón gracias a una joven que había ejercido como meretriz en ese “bulo”, tal como comentaron fuentes de la investigación.

Es más, ella los esperaba fuera del lugar a bordo de uno de los dos remises truchos que habían tomado para llegar hasta allí.

La sospechosa, identificada como Sofía Camila Ibarra, alias Camilita, terminó siendo la primera detenida de la causa. A diferencia de sus presuntos cómplices, es la única mayor de edad, por lo que fue imputada por una calificación que prevé perpetua y será enviada a prisión.

Hay varias pruebas que comprometen a la Camilita, entre ellas, una bastante importante: días antes del atraco fatal subió una foto a su perfil de Facebook posando con una pistola calibre 22. Para los detectives, es de similares características a la utilizada para ultimar a la víctima.

La fiscal Claudia Ríos le imputó a la joven de 20 años el delito de homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego y por ser en poblado y en banda.

Por su parte, dos de los menores sospechados –ambos de 15 años– se entregaron en los últimos días ante la pesquisa. Como son inimputables, los Equipos Técnicos Interdisciplinarios (ETI) ordenaron que regresaran a sus hogares.

La tarde de este jueves durante un procedimiento en el asentamiento BAP de Guaymallén, cayó Martín Saravia (20), quien quedó alojado en una comisaría a disposición de la fiscal Ríos.

Por su parte, seguían prófugos una amiga de la Camilita Ibarra y el sindicado autor del disparo letal, que tiene 16 años.

De la triple a Guaymallén

Los investigadores policiales y judiciales poco sabían de la Camilita cuando la identificaron. Es que, la chica no contaba con antecedentes ni había sido investigada por un delito.

Pese a eso, era conocida en el mundo del hampa en las barriadas de la triple frontera entre Godoy Cruz, Luján y Maipú porque es familiar de sujetos que han estado en la mira policial.

Ver también: Tiene 15 años, se entregó por un crimen y lo mandaron a la casa

Incluso, en el último año, dos primos de la Camilita fueron víctimas de crímenes cometidos en esa zona y alrededores: Axel Muñoz (21), en noviembre del año pasado en el barrio La Gloria, y Carlos Matías Guajardo (29), acribillado en enero en el barrio Nueva Generación.

En medio de las muertes de sus familiares, la joven estuvo transitando un período poco estable en su vida, lo que la llevó a vivir por diferentes lugares, según las averiguaciones realizadas por los pesquisas.

Eso provocó que la Camilita desembocara en el “bulo” de calle Patricias Mendocinas, a pocas cuadras de los Tribunales provinciales, comentaron fuentes a El Sol.

Allí estuvo ejerciendo el trabajo sexual durante el mes de enero, surge de las testimoniales que plasmaron en el expediente una meretriz –amiga de las víctimas– y uno de los menores que se entregó a la Justicia por el hecho.

Al mes siguiente, la joven recaló en la casa de su madre, en Rodeo de la Cruz. En ese domicilio fue donde policías de Homicidios la capturaron el jueves de la semana pasada.

Rápida planificación

Cuando los seis jóvenes señalados por el asesinato de Figueroa se despertaron el domingo 31 de mayo, quizá, ninguno tenía planificado realizar un asalto ese día.

Todo surgió casualmente cuando el grupo estaba en una casa del barrio San Martín, donde vive la chica que se encuentra en la orden del día.

En una charla surgió la necesidad de dinero “para divertirse” esa tarde, ante lo que la Camilita sugirió la idea de asaltar un lugar que conocía.

Luego, pidieron dos remises con el teléfono de la abuela de la joven prófuga.

Alrededor de las 14.45 llegaron al complejo de Patricias Mendocinas 743, lo atravesaron y subieron unas escaleras ubicadas al fondo para ingresar al departamento donde funcionaba el “bulo”, el E.

Ese recorrido fue captado por una cámara de seguridad que se encuentra en el pasillo, que registró cómo se produjo el ataque.

En el interior estuvieron algunos minutos, donde amenazaron con armas de fuego a Figueroa –también lo golpearon– y a las trabajadoras sexuales. Debido a que no encontraron dinero, les robaron a las mujeres sus bolsos y el calzado.

Cuando los cuatro menores se dieron a la fuga hacia la calle, Figueroa alcanzó a tomar al último de ellos y lo sostuvo del cuello, mientras les gritaba a los demás.

Allí se inició un forcejeo, en el que el asaltante sacó una pistola que tenía escondida en el pantalón y gatilló a escasos centímetros de la cabeza de la víctima.

El proyectil le impactó entre los ojos, en la frente. Figueroa se desplomó en el suelo en una escena que quedó regada de sangre y masa encefálica.

Horas después, falleció en el Hospital Central, adonde, prácticamente, había ingresado con muerte cerebral.

En tanto, los maleantes se escaparon en los remises y regresaron al barrio San Martín.

Según declararon la madre y la abuela de la joven que todavía es buscada, uno de los adolescentes llegó con el barbijo y parte de la ropa salpicados con sangre.

Con ese dato y las imágenes de la cámara de seguridad, se pudo establecer cuál de los menores fue el autor del disparo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.