Hay uno o varios graciosos realmente estúpidos en la Legislatura. Resulta que el gobernador Julio Cobos dijo que los legisladores tienen “mente de pollo”, por sus cuestionamientos a la realización de la obra Portezuelo del Viento. El tema es que estas declaraciones no causaron gracia entre los diputados y senadores provinciales, pero parece que sí en algún gracioso, quien, la verdad, produjo una broma pesada y que pinta de cuerpo entero a gran parte de nuestros legisladores.

    Ayer, cuando los senadores entraron al recinto para la habitual sesión de los martes, encontraron en varias bancas una bolsita con maíz. Algunos no le dieron importancia, otros se prendieron a la joda y andaban chochos con las bolsitas, haciendo como que comían.Muy pocos reaccionaron como debían, con indignación ante la verdadera estupidez. Ciertamente, son impresentables