Imagen ilustrativa.

Luego de la detención de cuatro policías de Investigaciones acusados por el robo de drogas de un secuestro que sacudió a la fuerza, trascendió que otro efectivo quedó en la mira por una situación similar.

Se trata de un auxiliar oriundo de Palmira, San Martín, que presta servicios en la Unidad Especial de Patrullaje Las Heras (UEP), a quien su propia pareja lo denunció públicamente por presunta venta de estupefacientes.

Fuentes policiales revelaron que todo comenzó el domingo cuando el funcionario terminó su turno y se dirigió hasta su domicilio del barrio Aguaribay, en el citado distrito de la Zona Este.

El policía, de 39 años, se acostó a dormir y su cónyuge aprovechó para tomar control de su celular, ya que sospechaba que le estaba siendo infiel, explicaron.

Al revisar los mensajes de WhatsApp, la mujer encontró mensajes que le confirmaron que su pareja la había engañado.

Pero no sólo eso, sino que también había conversaciones que comprometían al auxiliar, puesto que daban cuenta de que llevaba drogas desde Las Heras para venderla en Palmira, sostiene la información.

Frente a eso la mujer sacó capturas a los chats y los difundió por diferentes grupos de WhatsApp. Esas imágenes llegaron a compañeros y policías de otras jurisdicciones, viralizándose entre otros colegas.

Así fue que personal de la Inspección General de Seguridad (IGS) tomó conocimiento sobre la situación y se activó el protocolo correspondiente.

Por eso, se le retiró al policía la pistola reglamentaria calibre 9 milímetros, dos cargadores y el chaleco policial provisto.

Asimismo, se le dio intervención al Juzgado federal Nº 3 para que investigue si efectivamente el funcionario está involucrado en maniobras de narcomenudeo.