access_time 21:36
|
15 de septiembre de 2022
|
|
Investigación en Guaymallén

Crimen del empresario: dos cámaras de seguridad captaron a los asaltantes

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1663286809286PORTADA%20Gim%C3%A9nez.jpg
Emilio Giménez, la víctima.

La víctima fue identificada como Emilio Giménez. Tenía 49 años, era padre de dos hijos y tenía un puesto de venta de frutas en el Mercado Cooperativo del departamento. Los autores abandonaron los dos vehículos en los que se movilizaban. Analizan cámaras.

Un grupo de asaltantes asesinó la tarde de este jueves a un empresario frutihortícola durante una emboscada en Guaymallén. La víctima fue identificada como Emilio César Giménez, de 49 años, quien vivía con su esposa y dos hijos a pocas cuadras de la escena del crimen.

El hombre regresaba de un almuerzo por el cumpleaños de un colega e iba hablando por celular con un amigo cuando los delincuentes lo abordaron con claras intenciones de robo.

Ver también: Bronca y dolor de la familia del empresario acribillado en un robo: "No se lo merecía"

Los malvivientes dejaron dos vehículos de alta gama abandonados: uno en el teatro del hecho y el otro a poco más de dos kilómetros. Ambos rodados fueron inspeccionados en busca de rastros o huellas que conduzcan a los autores del ataque letal.

Además, dos cámaras de seguridad de la zona tomaron los movimientos de la banda, conformada por, al menos, cinco malvivientes.

Las imágenes fueron solicitadas por el fiscal de Homicidios Carlos Torres, quien lidera la pesquisa, e iban ser analizadas por personal de Investigaciones.

En la escena se vivieron momentos desgarradores, ya que se hicieron presentes familiares, empleados, amigos y colegas de la víctima, quienes la despidieron entre aplausos y lágrimas cuando el personal de la Policía Científica retiró el cadáver para trasladarlo al Cuerpo Médico Forense (CMF).

Por su parte, los detectives que trabajan en la causa buscan establecer si los autores tenían como objetivo sustraerle algún dinero a la víctima. Hasta la noche de este jueves, aún no estaba claro si los maleantes concretaron el robo.

Emboscada fatal

La reconstrucción sostiene que Giménez había pasado la mañana trabajando en el puesto de Milin SA, dedicado a la producción, venta, distribución y empaquetado de frutas y verduras en el Mercado Cooperativo de Guaymallén, ubicado en calles Sarmiento y Pampa.

Ese negocio lo había levantado con mucho esfuerzo junto con su socio, con quien había trabajado toda la vida, señalaron allegados.

Cuando estaban finalizando sus tareas, un colega de un puesto vecino lo invitó a un almuerzo por un cumpleaños y allí se quedó hasta minutos antes de las 16. “Me voy porque no quiero que se me haga tarde”, les dijo a los presentes.

Acto seguido, se subió a su Volkswagen Amarok blanca y emprendió camino a su vivienda, de calle Bandera de los Andes, surgió de las diferentes testimoniales recolectadas en la escena.

Mientras se trasladaba, cerca de las 16.30, Giménez entabló una llamada telefónica con un amigo, casi en el mismo momento en que fue emboscado en el cruce de calles Quintana y Padre Manzano por sujetos a bordo de una Jeep Renegade blanca y una Totoya Rav gris, que se le colocaron por delante y detrás, respectivamente.

Giménez le dijo a su amigo que lo estaban asaltando, quien le respondió que cortara la llamada, pero la víctima jamás pudo apretar el botón rojo del celular y dos detonaciones de arma de fuego se oyeron en la comunicación.

De acuerdo con la declaración de testigos, la víctima hizo marcha atrás, colisionó a la Toyota y se metió a la vereda de una propiedad, impactando contras la reja del jardín delantero.

Fue entonces cuando, uno de los sujetos que iban a bordo de la Jeep efectuó dos disparos, uno atravesó el capot de la VW Amarok y el otro ingresó por la ventanilla del conductor, que tenía un agujero de unos 30 centímetros de diámetro.

Ese segundo proyectil le impactó en el pecho a Giménez y lo dejó en grave estado, provocándole la muerte al cabo de algunos minutos. Al mismo tiempo, los malvivientes se dieron a la fuga a bordo de la Jeep y dejaron abandonada la otra camioneta en el lugar del ataque.

Posteriormente, el rodado en el que huyeron los autores fue hallado abandonado en calle Colombia, entre Francia y Canning, del barrio Gomensoro. El vehículo presentaba una abolladura en el paragolpes delantero y manchas de sangre en la puerta trasera izquierda.

De los primeros análisis se constató que la Toyota Rav estaba con pedido de secuestro por algún ilícito, mientras que la Jeep Renegade tenía una patente de Córdoba, aunque buscaban establecer si puede ser apócrifa.

Además, personal de la Policía Científica levantó dos vainas calibre 22, las cuales serán peritadas por los especialistas en balística.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.