access_time 15:09
|
15 de julio de 2021
|
|
Bentogate

Terminó la indagatoria de Walter Bento: muchas chicanas y pocas pruebas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1625745246029walter%20bento%20(4).jpg

El juez imputado declaró en total 30 horas. Se dedicó a leer el requerimiento del fiscal y a realizar preguntas retóricas, pero no respondió ninguna consulta ni aclaró las dudas de los investigadores.

El juez federal Walter Bento finalizó este jueves su extensa declaración indagatoria, que comenzó el pasado miércoles 7 de julio y demandó en total unas 30 horas.

El titular del Juzgado Federal 1 de Mendoza, imputado como jefe de una asociación ilícita, lavado de activos, cohecho y enriquecimiento ilícito, repitió la estrategia de defensa que elaboró junto a sus abogados, entre ellos el mediático Mariano Cúneo Libarona. Es decir, se desligó de las acusaciones del fiscal federal Dante Vega y del juez federal de San Rafael, Eduardo Puigdéngolas, quien está cargo de la causa.

Durante el lapso de la audiencia en jornadas anteriores, el magistrado pidió disculpas por sus exabruptos y agravios que incluyó el insulto al juez de la causa cuando fuera de sí trató a Puigdéngolas de corrupto y su inadecuado comportamiento justificandolo en que era propio del acto en sí que él esperaba.

Ver también: Una por una, las nuevas imputaciones y la inhibición de los bienes de Bento

Bento no respondió preguntas ni presentó pruebas de cargo, como pericias contables que justifiquen o expliquen su situación patrimonial. Sin embargo, para su defensa una serie de documentos (declaraciones juradas, escrituras y constancias de bancos) deberían alcanzar para demostrar que sus bienes fueron obtenidos de forma legal, conforme a sus ingresos y los de su familia.

Hay que recordar que la fiscalía y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) pusieron la lupa sobre el patrimonio del magistrado y de su esposa Isabel Boiza -funcionaria judicial que también está imputada-. La sospecha es que emplearon su sociedad conyugal “para adquirir o vender numerosos bienes inmuebles y muebles y realizar conjunta o alternativamente numerosos traslados al exterior sin justificación alguna”.

En este sentido Bento tampoco explicó los motivos de sus viajes, la cantidad de veces que salió del país, de dónde sacó los fondos para los traslados y quién es el propietario donde habitualmente se aloja en Miami (Estados Unidos), uno de sus destinos favoritos.

Al juez federal y a su familia los investigadores le adjudican nueve inmuebles (tres departamentos, tres cocheras y tres bauleras) en el complejo residencial Villa Palmares; inversiones en dólares en tres fideicomisos para la construcción de edificios y centros comerciales; y cuatro vehículos de alta gama (Audi Q5, Audi A1, Audi A3 y una camioneta Volkswagen Amarok).

Con respecto a la camioneta Audi Q5, Bento admitió que la compró bajo el regimen de discapacidad por uno de sus tres hijos, lo que le permitió pagarla a mitad de precio y no abonar el impuesto automotor.

Según trascendió, el juez federal con competencia electoral de Mendoza dedicó gran parte de su indagatoria a leer el requerimiento del fiscal y a realizar preguntas retóricas. Además, en varios pasajes de su declaración, responsabilizó a sus empleados por algunos escritos que él no pudo revisar ya que estaba a cargo de cinco secretarías.

Bento también reiteró que la línea telefónica del aparato que se negó a entregar es propia. Sin embargo, un informe policial lo contradijo: ese número está efectivamente asignado a una flota corporativa del Consejo de la Magistratura.

Ver también: El misterioso celular de Bento: hackers, espías y los personajes del poder

El 5 de mayo, durante un allanamiento en su domicilio del barrio privado Palmares, Bento se negó a entregar el Iphone 12, indicando a los efectivos que lo había olvidado en su estudio, en Tribunales Federales. Pero ahí tampoco estaba. Y nunca más apareció. 

 

El llamado misterioso

A través de un llamativo comunicado de prensa, el equipo de defensores de Bento indicó que el juez "concluyó con su exposición a toda orquesta" y que "sorprendió a todos en dos pruebas terminantes".

Una de ellas es, de acuerdo con ese comunicado, un audio que los abogados del magistrado federal atribuyeron a Diego Barrera, el principal testigo de la causa, en el que supuestamente dijo que toda la imputación es mentira y el proceso se armó para perjudicar a Bento. La defensa pidió que se verifique si efectivamente es la voz de Barrera.

Ver también: La declaración más importante del Bentogate

Ese audio es, en realidad, una grabación de un llamado telefónico al estudio de Cuneo Libarona, donde se escucha al abogado hablar con un hombre y hacerle preguntas. Muchas de las respuestas son inaudibles.

Ante esta nueva supuesta prueba, la fiscalía pidió que Barrera sea citado para una testimonial frente a Bento, Vega y Puigdéngolas.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.