Este viernes, el Gobierno provincial ingresará a la Cámara de Diputados los dos proyectos de ley que estructuran el funcionamiento anual del Estado, los de Impositiva y de Presupuesto. Desde el exterior, Rodolfo Suarez ya dio una pauta de lo que quiere para un año electoral. Pero no están dadas todas las definciones, ya que está en análisis si envían en el articulado de la ley el pedido del roll over, uno de los artículos que más rechazo ha provocado en la oposición que frustró para este año precisamente ese pedido de refinanciamiento de la deuda provincial.

En declaraciones radiales, Suarez prometió que la gestión mantendrá la política de reducción de impuestos. “Vamos a seguir con esa baja plurianual de impuesto”, sostuvo. 

Sin embargo, con una inflación que se pronostica para fines de este año superando el 90%, Suarez se atajó en un aspecto importante respecto a las alícuotas que gravitan en las finanzas provinciales, como Automotor, Ingresos Brutos e Inmobiliario.

Esto es, aunque la cifra porcentual se mantenga igual que en 2022, las variaciones que sentirán los contribuyentes se deberán al incremento en el avalúo, es decir, el valor de los bienes, ya sean automóviles o propiedades, debido a la inflación, pero con topes, aclararon desde Hacienda. En el caso de Ingresos Brutos, habrá rebajas que estarán focalizadas en las pymes.

“No hay incremento de alícuota de ninguna naturaleza, lo que sí hay es una adecuación de los valores de los bienes a la inflación, pero no estamos tocando alícuota. Las alícuotas que tocamos son solo para bajarlas”, aseguró. 

En principio, Hacienda ha estructurado la pauta de gastos del año próximo en función del proyecto que el ministro Sergio Massa presentó este miércoles en el Congreso. En el Ejecutivo local ya han cuestionado este proyecto que estipula reducir a un 60% la inflación el año próximo, y alcanzar un déficit del 1,9% para cumplir las metas acordadas con el FMI. Consideran que es “irreal”

Así, desde esa cartera señalaron como ejes generales del proyecto que están “obligados a tomar pautas macrofiscales” de la Nación, pero con “disminución de la deuda pública y con equilibrio fiscal“.

Con esa base, Suarez pretende “mantener toda la obra pública que se ha iniciado, más obras públicas estratégicas que hay que hacer”.

Sin embargo, hay todavía algunas cuestiones en estudio en el Gobierno, mientras se espera la llegada del gobernador para este viernes. Se trata del roll over, el término que se refiere a la refinanciación de la deuda, un mecanismo de amortización que se grafica de la siguiente manera: “La deuda vieja se paga con la deuda nueva“.

Lo que se estudia es si contendrá o no este pedido que requiere aval legislativo y, a su vez, implica “mejorar la calidad de la deuda”, según un fuente consultada por El Sol. Una definición pendiente entre Suarez y su ministro de Hacienda, Víctor Fayad. 

Para el próximo año, eminentemente electoral, el Gobierno tiene que afrontar vencimientos de deuda en dólares, nada menos: US$128,7 millones, concretamente. 

La presentación de este artículo en particular del presupuesto viene generando más de una discusión en la Legislatura. De hecho, Suarez no logró que se aprobara para el actual ejercicio, cuando la pauta se sancionó en noviembre de 2021 tras varias semanas de negociación. 

Sucede que para aprobar este punto de quiebra entre oficialismo y oposición hace falta una mayoría especial, a la que el radicalismo con sus socios no llega a pesar de la mayoría simple que impone en ambas cámaras. En el cornejismo le apuntan directamente a La Cámpora por este obstáculo, ya que domina la discusión interna en el peronismo. El año pasado, por caso, el Gobierno no logró mejores condiciones de amortización ante vencimientos que acumulados llegaban a los $18.000 millones. 

En julio, Suarez volvió a insistir con el pedido de roll over al peronismo con banca legislativa. “Necesitamos insistir con ese planteo y que la oposición lo entienda”, afirmó, luego de que Hacienda emitiera bonos por unos $4.000 millones. La respuesta del kirchnerismo ejemplificó que la cuerda es tensa en este aspecto: “Si implora roll over es porque Mendoza está en situación crítica y se contradice con los discursos de orden que manifiestan en forma permanente”, sostuvo el senador provincial Lucas Ilardo.