Hace una semana, el Departamento de Policía de San Francisco solicitó a la Junta de Supervisores permiso para desplegar robots que puedan matar a sospechosos en circunstancias específicas. Esta semana, finalmente, la junta aprobó la petición con un voto de 8 contra 3 a pesar de la fuerte oposición de los grupos de libertades civiles.

Según la nueva política, los robots pueden ser utilizados “como una opción de fuerza letal cuando el riesgo de pérdida de la vida de los miembros del público o de los oficiales es inminente y supera cualquier otra opción de fuerza disponible para el SFPD”.

La policía de esa ciudad cuenta actualmente con más de una docena de robots, que están equipados con la capacidad de proporcionar reconocimiento por vídeo y de desactivar bombas. Ninguno de ellos dispone de armas y munición real, dice el SFPD, y no hay planes para dotarlos de ninguna. Sin embargo, ahora pueden desplegarse con explosivos acoplados “para contactar, incapacitar o desorientar a un sospechoso violento, armado o peligroso”, dijo un portavoz de la SFPD.

“Los robots equipados de esta manera sólo se utilizarían en circunstancias extremas para salvar o evitar más pérdidas de vidas inocentes”, añadieron.

Como señala NPR, los funcionarios tienen que definir los usos autorizados de sus robots y otros equipos de grado militar debido a una ley de California que entró en vigor este año.

Aaron Peskin, miembro de la Junta de Supervisores, añadió una línea al borrador original de la política del SFPD que decía: “Los robots no se utilizarán como uso de la fuerza contra ninguna persona”. Pero el SFPD modificó la propuesta para permitir el uso de robots como “una opción de fuerza letal”. La junta aprobó esa versión de la política con enmiendas adicionales, que establecían que los agentes sólo pueden utilizar robots con cargas explosivas después de haber agotado todas las tácticas alternativas de fuerza o de desescalada. Además, sólo un número limitado de funcionarios de alto rango podrá autorizar el uso de robots como opción de fuerza letal.

Entre todos los supervisores de San Francisco, sólo Shamann Walton, Dean Preston y Hillary Ronen votaron “no” a la aprobación de la política. Preston calificó de “profundamente preocupante” y de “momento triste” para la ciudad el hecho de permitir a la policía de San Francisco utilizar robots para matar personas.

Por su parte, Rafael Mandelman, que apoyó desde el principio el uso de robots como fuerza letal, defendió su voto y dijo que la versión final de la política “establece restricciones razonables al uso de robots” a pesar de “la hipérbole expresada por muchos que se oponen” a ella.

Mandelman también declaró a la cadena de televisión Fox KTVU que sería irresponsable no hacer planes para utilizar robots en situaciones de riesgo vital. Sin embargo, Matthew Guariglia, de la Electronic Frontier Foundation, dijo a la organización de noticias que, al equipar a los robots, “vamos a reducir la carga del uso de la fuerza letal de tener que tirar de un arma y apretar el gatillo a un botón en un control remoto”.