Los popes del Ministerio de Seguridad estuvieron ayer en un acto en el cine Plaza de Godoy Cruz. El ministro Miguel Bondino y el subsecretario de Seguridad, Horacio Migliozzi, entregaron las credenciales a los vigiladores y patovicas. Pero lo cierto es que muy pocos se dieron cuenta de la presencia de los funcionarios. La razón no fue otra que la encargada de prensa de ese ministerio, Graciela Alliana, quien, con sus pantalones decorados con flores blancas, acaparó todas las miradas. Los piropos que recibió Graciela fueron varios, como que era un jardín. Incluso en un momento, la encargada de prensa se preguntó si no tendría que haber elegido otro atuendo. Desde esta humilde sección le decimos que las flores son primaverales y que, gracias a ella, el acto fue un éxito.