access_time 17:29
|
24 de octubre de 2021
|
|
Conmoción en Godoy Cruz

La trama detrás del fratricidio del barrio Covimet

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1635106059819Portada%20hermanos%20Bravo.jpg
Juan Felipe y Jorge Bravo. Hubo una pelea por la casa que terminó trágicamente.

Juan Felipe Bravo confesó que acribilló a su hermano y lo enterró en el patio de su casa de calle Pehuajó. La hipótesis de los investigadores.

La mayoría de los cuchillazos que recibió Jorge Antonio Bravo (51) en su cuerpo los presentaba en el pecho y en la cara. Así lo detectaron los efectivos de la Policía Científica que trabajaron en el teatro del hecho la noche de viernes la madrugada del sábado y llegaron luego de una pesquisa de la División Búsqueda de Personas de Investigaciones.

El patio de la casa de calle Pehuajó 2289 del tradicional barrio Covimet de Godoy Cruz fue el centro de la escena policial en las últimas horas después de que descubrieran que habían enterrado un cadáver cerca de una churrasquera.

La investigación del caso apuntó directamente al hermano de la víctima, Juan Felipe Bravo, un hombre de 60 años que no era muy querido y generaba incertidumbre entre los vecinos de la zona.

La hipótesis del fratricidio apunta a un conflicto familiar para quedarse con una propiedad después del fallecimiento de los progenitores de los hermanos, hace un poco más de dos años.

Justamente, en la fiscalía de Homicidios Carlos Torres sostienen que Juan Felipe Bravo buscaba ser único dueño de la casa y otros bienes porque no se ponían de acuerdo en la venta y discutió con su hermano hasta matarlo con un arma blanca.

Enterró a Jorge Antonio en el patio y luego colocó unas plantas arriba para intentar despistar a los pesquisas.

Sin embargo, la tierra movida generó las sospechas de los detectives que buscaban desde el martes al hombre desaparecido. Acorralado, el hombre confesó que mató a su hermano después de una pelea y quedó detenido con su pareja.

Ver también: Hallaron a un hombre asesinado y enterrado en Godoy Cruz y detuvieron a su hermano

En las próximas horas, el Ministerio Público iba a definir la calificación contra el fratricida y luego pasará al penal. También se tomará una determinación con respecto a la mujer, debido a que era la persona que también quedó viviendo en el domicilio.

Descartado

La historia del caso tuvo su inicio el martes 19, cuando Jorge Antonio Bravo dejó de ser visto por los vecinos de calle Pehuajó.

Al otro día hubo una denuncia por averiguación de paradero en la Oficina Fiscal Nº3 y policías de Búsqueda de Personas comenzaron a recolectar datos con los habitantes del sector.

Los investigadores llegaron hasta la morada y los atendió Juan Felipe Bravo. Le dijo a los sabuesos que su hermano se había ido con una mujer y que la última vez que lo vio fue el martes durante la madrugada.

Pero la versión no cerraba. Los efectivos hablaron con los vecinos y les contaron que este hombre habría comprado la mitad de la propiedad, una agencia de quiniela y también un vehículo.

Pero a los testigos esto le generó sospechas porque Juan Felipe no tenía el dinero para una transacción económica de este calibre. Es más, no tenía un domicilio fijo.

Con el paso de las horas, un vecino detectó que “estaban quemando cosas” en el patio de la casa y que Juan Felipe podía estar relacionado a la desparición de su hermano.

Los policías volvieron a la propiedad y hablaron con el sospechoso. Los hizo entrar a la casa y observaron que en un sector del patio había tierra movida y plantaciones nuevas. Así las cosas, se ordenó un allanamiento con la presencia de Bomberos para realizar una excavación.

La fiscal Andrea Lazo (subrogó a su par Carlos Torres) estuvo en la escena y ordenó la detención de Juan Felipe, debido a que terminó confesando a los policías que él había asesinado a su hermano.

Minutos después de la 1, Policía Científica encontró el cadáver de la víctima y luego continuó con la medía con la luz del día.

El cuerpo había sido enterrado a “unos 50 centímetros” y presentaba una serie de lesiones cortantes en el tórax y rostro.

De acuerdo con fuentes policiales, el confeso autor del fratricidio presentaba antecedentes desde 1989 por causas como robo y abuso sexual. Esta última, radicada a principio de junio del 2019.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.