El gobernador Rodolfo Suarez se reunirá este miércoles con los siete intendentes del Gran Mendoza para presentarles el nuevo plan hídrico, un proyecto incluido en el Presupuesto 2023 que busca mejorar el servicio de agua potable.

El mandatario comenzará a discutir con los jefes comunales este mediodía en Casa de Gobierno la iniciativa que anunció el lunes pasado y para la que necesita el aval legislativo para solicitar endeudamiento, ya que su ejecución, por parte de la empresa Aysam, requerirá una millonaria inversión.

El “Plan Director de Optimización y Expansión de la Provisión de Agua Potable” será presentado por Suarez a los intendentes de Godoy Cruz, Guaymallén, Ciudad, Las Heras, Luján de Cuyo, Maipú y Lavalle, estos dos últimos conducidos por los peronistas Matías Stevanato y Roberto Righi, respectivamente.

Con esto, el Ejecutivo quiere atender la crisis hídrica que sufre Mendoza y darle una solución a la problemática para las próximas décadas. Una de las obras que se realizará es la contrucción de una planta potabilizadora en la zona de Alvarez Condarco y de una nueva red de acueductos de más 120 kilómetros para distribuir esa producción.

El objetivo es “mantener los 7,3 litros por segundo, que es lo que actualmente le sacamos al río Mendoza”, explicó Alejandro Gallego, titular de Aysam, el lunes durante la presentación del proyecto.

En este plan estarán incluidos Maipú y Luján, dos comunas que tienen sus propias plantas potabilizadoras y perforaciones, no como ocurre en los otros municipios del área metropolitana que dependen de Aysam. Por lo que las expectativas están puestas en lo que esos intendentes puedan plantear en la reunión de este miércoles.

“Podríamos mejorar el servicio en Las Heras y en el oeste de Godoy Cruz, que los eventos de limpieza del dique Potrerillos o cuando hay mucha lluvia en el Pedemonte no implique cortes de agua”, indicaron desde la distribuidora.

Este proyecto está incluido en el Presupuesto 2023 que ya está siendo analizado en la Legislatura. Para ello necesitarán financiamiento externo, por US$ 130 millones, que se sumarán a un remanente que tiene la Provincia para dicho fin. 

Dentro de este plan también está prevista la instalación de 150 mil medidores “para bajar el consumo” de agua.

Según el Departamento General de Irrigación, la crisis hídrica está en el peor nivel de las últimas décadas. La temporada 2021/2022 pasaría de tener un pronóstico de caudales para la cuenca del río Mendoza de “sequía moderada” a “sequía severa”.