Ante esta situación, ayer se reunieron los integrantes del Comité de Crisis Municipal con representantes de fuerzas de seguridad, organizaciones no gubernamentales e iglesias para coordinar acciones y analizar un plan de contingencia, porque se prevé una fuerte crecida del río para los próximos días. El problema se inició la semana pasada, cuando desbordaron los ríos Limay y Neuquén debido a las intensas lluvias, lo que provocó la evacuación de cien personas y daños en la red vial, plantaciones y poblados rurales del interior provincial. El gobernador neuquino, se reunió con el presidente Néstor Kirchner, quien se comprometió a otorgar ayuda financiera.