El Gobierno quiere avanzar con una serie de medidas económicas para lograr recuperar reservas de dólares en medio de la inflación, el aumento de la brecha cambiaria y las internas políticas.

El Banco Central ya no puede disimular la falta de divisas y la mayoría de las empresas argentinas se encuentran en un inédito default comercial, debido a que no pueden cumplirles a sus proveedores el pago de insumos importados que ya fueron embarcados y muchos de los cuales ya ingresaron al país.

Ver también: Las claves del encuentro a solas entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner en Olivos

Al mismo tiempo, el Índice de Precios al Consumidor no para de crecer y el poder adquisitivo de los ingresos se derrumba mes a mes. El dólar blue, en tanto, cerró esta semana a 338 pesos, haciendo que la brecha con el oficial llegue al 150%.

Las medidas que analiza el Gobierno

Las medidas que podrían anunciarse en los próximos días son “monetarias y cambiarias”, y apuntarían al sector del agro con un “dólar diferenciado”, para que el campo “liquide”, según un funcionario en diálogo con La Nación.

El Ejecutivo quiere llamar a liquidar parte de la cosecha de soja que los empresarios no quieren vender por el magro rendimiento que obtienen al ingresar la producción a un dólar de $130 y posterior pago de retenciones.

Sin embargo, el entorno de Batakis niega que las medidas vayan a ir en dirección de un cambio para la liquidación del agro. El propio Presidente apuntó al sector este viernes con fuertes críticas en su discurso. “El desafío de enfrentar a los que guardan 20 mil millones de dólares en el campo y no los liquidan, esperando una mejor rentabilidad cuando el país lo necesita”, dijo Fernández.

Desde Casa Rosada aseguran que el otro pilar que se mira es la posible introducción de cambios en las condiciones de las importaciones, “para que las fabricas no se queden sin insumos para producir, pero sin caer en la lógica de las importaciones del macrismo, que entró de todo y perjudicó a la industria nacional”.

Con esto, bsucarían evitar que “a la inflación se sume una desaceleración en la producción y consumo y se caigan en una estanflación”. Batakis no quiere imprimir más de lo que tiene que imprimir”, señalan desde Casa de Gobierno.