Con el objetivo de recortar gastos, el Gobierno nacional emitirá un decreto para convertir 150 mil planes sociales en empleos formales. La medida es impulsada por Sergio Massa, ministro de Economía.

En medio de la crisis, en la Casa Rosada ultiman detalles del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) mediante el cual buscará incorporar al mercado de trabajo en blanco a personas que actualmente reciben estas asignaciones.

La llegada de Massa al gabinete ratifica el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo cual, busca marcar un camino de reducción de gastos, en base al recorte de subsidios y una “revisión” de los planes.

En una primera etapa, según confiaron fuentes oficiales a Clarín, los beneficiarios podrán seguir cobrando la asignación como otras prestaciones que otorgan los distintos programas por el período de doce meses y el empleador completará el resto para llegar al salario de convenio.

De acuerdo a lo precisado por fuentes del Ejecutivo, Massa, buscará en los próximos días cerrar acuerdos con Pymes y empresas proveedoras de servicios y contratistas del Estado para comenzar a implementar la medida.

Con “Puente al Empleo”, “la idea es lograr que en un año unos 150 mil beneficiarios de los planes sean incorporados al mercado de trabajo formal“, remarcaron desde el oficialismo.

“Este programa permite avanzar en sectores de la economía donde muchas veces el temor a perder el plan hace que la persona no quiera incorporarse al mercado laboral formal”, fundamentaron.