Una familia de la provincia viajó estos días a Cuba para pasar sus vacaciones en el Caribe, y en ese destino paradisíaco se encontró con una realidad inesperada: la grave crisis que atraviesa la isla, a tal punto que afectó el servicio del hotel cinco estrellas all inclusive que habían contratado. La escasez de alimentos, por ejemplo, hizo que les proveyeran todos los de días arroz con pollo porque no había otra cosa. Es tal el grado de supervivencia, que los empleados escondían el cereal para el desayuno, al que se podía acceder si se les daba plata. Los reclamos diarios de los turistas en la gerencia caían en saco roto.