La campaña de vacunación impulsada por el Gobierno de Mendoza ha llamado la atención en las redes sociales, no sólo porque es necesario que los papás lleven a sus  chicos a inmunizarse contra el sarampión, la rubéola, las paperas o la polio, sino, más que nada, por la particular imagen que eligieron las autoridades de Salud para  concientizar: un niño asustado, llorando, temiendo el pinchazo en el hombro, apoyado por su madre. Por supuesto, recibió más de un comentario irónico por lo desatinado  de la imagen. No sólo es importante vacunarse, también hay que dar confianza.