access_time 14:30
|
9 de mayo de 2007
|
|

ZAPATERO A SUS ZAPATOS

Aclaro, por las dudas, que no soy folclorista ni religioso practicante. Sencillamente, estoy sorprendido por las polémicas que en general promueven los fanatismos ideológicos.

   Aclaro, por las dudas, que no soy folclorista ni religioso practicante. Sencillamente, estoy sorprendido por las polémicas que en general promueven los fanatismos ideológicos. En eso, los argentinos somos una especie de críticos de cualquier situación, con razón o sin ella. Indudablemente, esta característica no es un don, sino un baldón. Supongo que el tenue límite entre las verdades celestiales y las terrenas se deben basar en el respeto mutuo. Refiriéndome a las primeras, no sin sorpresa, sigo observando que en plena evolución del ser humano existen ciertos personajes que pretenden retrotraernos a dogmas cuestionados, llenos de misterio, solemnidad, superstición y autoritarismo.

    Me refiero a tres en especial. Uno es el celibato, el otro es que se hable latín en las ceremonias religiosas y el que la música sea sacra. Opino que la libertad, bien entendida, es generadora de creatividad y, en especial, de paz interior. Por supuesto que también perjudica a las ideologías que pretenden manejar al individuo a su capricho y fanático entender. No deseo pecar de obcecado y prometo comenzar un curso acelerado de latín, otro de música medieval y respecto al celibato, me reservo la opinión.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.